A las urnas

1.076.866  entrerrianos están habilitados para votar este domingo, de los cuales 12.881 son federaenses que podrán sufragar en cinco escuelas: Escuela Nº1 “Carlos Pellegrini”, Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, Escuela Nº17 “Recuerdos de Provincia”, Escuela Nº44 “del Boyero” y el Instituto “Sagrada Familia” que reemplazará en estas PASO a la Escuela Nº68 por no estar ésta en condiciones.

Un total  de 37 mesas se distribuirán entre estos centros de votación, a lo que hay que agregar las 3 mesas de la Escuela “Crucero General Belgrano”, que en estas legislativas se cuentan.

A pesar de tratarse de una elección de medio término, en la que no están en juego cargos locales, en Federación se reveló muy clara la disputa dirigencial interna en ambos partidos.

En Cambiemos queda marcada una vez más las diferencias internas del radicalismo, que está influido por el fuerte liderazgo de Carlos Cecco, quien en los últimos años ha mantenido una curiosa rivalidad con quien fuera varias veces su funcionario y socio político, el “Gringo” Alcides Miñones, ex intendente también, que aduce la necesidad de no  entregar las banderas del radicalismo a las políticas insensibles de Macri y descree de que no vayan a llegar más obras si el domingo no gana Benedetti en Federación. Cecco por su parte plantea: “como no voy a poner en juego mi gestión si lo que necesitamos es que Macri tenga la mayor cantidad de diputados para que sigamos recibiendo recursos de la nación, más obras, más viviendas”, enfatiza.

Esta es solo una de las diferencias que separan a los principales dirigentes del partido gobernante. Aunque al decir de Miñones su alineamiento con Gracia Jarovslavsky viene de larga data, “de cuando militábamos con Lucio Godoy”, recordaba hablando de un dirigente que perteneció a la renovación radical, alternativa de Montiel (ex gobernador) y seguidores de Ricardo Laferriere, político que sobresalió a nivel nacional integrando “La Coordinadora”. A Cecco no se lo ha visto entusiasmado en esa génesis, pero lo cierto es que, la política de los 90, el neoliberalismo, la frivolidad, ha vaporizado aquellas pasiones movilizadas mas por ideologías y sentimientos que por la escalada al poder -si es con sueldos y privilegios mejor-. Para Cecco la política y la gestión, fueron el motor que gestaron a un estadista, con visión y un político capaz de cabalgar las dificultades de aquella década marcada por la recesión y la falta de recurso para las comunas. Así pulsearon el poder dentro del centenario partido que el domingo, una vez más, revelará la preponderancia de cada uno de ellos.

Seguramente los que voten en Cambiemos estarán eligiendo entre Jarovslavsky y Benedetti pero estará subyacente esta compulsa.

Por otro lado al peronismo de Federación lo atraviesa un notable desconcierto. No es para menos en un partido acostumbrado a los liderazgos, nació bajo la conducción de un líder indiscutido en el año 1945.

Sólo hay que observar que en la provincia hay diez listas que competirán el domingo y en Federación la poca participación de Néstor Berterame, hace sentir ese desconcierto.

Sin embargo la determinación de “Bochín” Miller poniéndose al hombro la lista kirchnerista de Jorge Barreto, le agregó una interesante conversación. El ex creador de “Todos por Federación” se desmarca del esquema oficialista en Entre Ríos y anticipa un claro posicionamiento, que prescinde del oficialismo. También aquí subyace una disputa que anticipa los caminos hacia el 2019.

Será entonces una elección de medio término de cargos nacionales pero nadie puede negar que después de las 18 horas se van a contar los porotos.

Por Eduardo Martinez: especial para 7Paginas

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *