La ONU destacó los avances de la Argentina en materia de derechos humanos

El Alto Comisionado de Derechos Humanos elogió las visitas que hubo al país para revisar la política local de derechos humanos; hubo 8 visitas desde 2016. foto Claudio Avruj.


El Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas elogió ayer la apertura y cooperación de la Argentina en materia de derechos humanos al destacar los avances que hubo en el país en los últimos dos años para que se realicen visitas de control o relatoría del organismo de la ONU encargado de velar por los derechos humanos en todo el mundo.

En su discurso anual y de despedida de su mandato, el relator especial del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, el jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, se mostró satisfecho al observar una serie de acontecimientos positivos con respecto al acceso a los Procedimientos Especiales, es decir, a las visitas de inspección realizadas a diferentes países entre los que se ubica la Argentina.

Estos procedimientos incluyeron un aumento en la tasa de respuesta a las comunicaciones, ahora en un 68 por ciento (un aumento del 13 por ciento con respecto a 2016) en lo que atañe a los Estados que han recibido al menos cinco visitas por mandatos temáticos en los últimos cinco años destacando entre ellos a la Argentina.

En la Argentina, desde que Mauricio Macri llegó al poder hubo unas ocho visitas de altos mandos de la ONU en materia de derechos humanos y se espera que antes de fin de año vengan dos funcionarios más a inspeccionar la situación del país en diferentes rubros de la política de derechos humanos.

Por su parte, el experto independiente sobre Protección Contra la Violencia y la Discriminación por motivos de Orientación Sexual o Identidad de Género, Víctor Madrigal-Borloz, hizo referencia al informe como resultado de la visita a la Argentina y mencionó que ese documento "es testimonio de lo que se puede lograr cuando existe plena cooperación por parte de las autoridades estatales, así como excelentes insumos por parte de las ONG, la sociedad civil y otros actores sociales".

Madrigal-Borloz destacó así que "el informe ofrece una panorámica en que todos los actores, aun en el marco de diferencias ideológicas y políticas, comparten el objetivo común de erradicar la violencia y la discriminación, y un catálogo de buenas prácticas en materia de legislación y política pública progresiva". Asimismo, añadió que la Argentina debe proteger sus avances únicos en la materia "que incluyen la creación y preservación de espacios para la participación activa y sustancial de la sociedad civil argentina, que también es ejemplo para el mundo".

Ante estos elogios del Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, el secretario de Derechos Humanos del gobierno, Claudio Avruj, expresó a Infobae que "la Argentina es líder en el respeto de los derechos humanos. Nos propusimos honrar ese legado que viene desde Alfonsín y para ello era imprescindible ser sinceros, decir nuestras verdades sin ocultamientos ni relatos y volver a ocupar los lugares que nunca se debieron abandonar ni mal usar en los organismos internacionales y que estos nos respeten y reconozcan", dijo.

A la vez, Avruj reconoció que el discurso del comisionado de la ONU "es muestra de nuestro convencimiento en el compromiso con los derechos humanos, por lo que seguiremos así".

En esta política de puertas abiertas de la Argentina a los inspectores de la ONU, que ayudan al ser receptores de las recomendaciones posteriores, se debe incluir la sesión extraordinaria de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y el trabajo diario con el Alto Comisionado en especial en el armado del un plan nacional y ahora en el Plan sobre Derechos Humanos y Empresas que lleva adelante el Gobierno.

Entre los casos de visitas relevantes que hubo de funcionarios de la ONU para evaluar la política de derechos humanos de la Argentina se recordó que el relator contra la tortura venía pidiendo visitar el país en la anterior gestión de Gobierno pero nunca se la aceptaron. La Relatora Especial realizó la visita al país durante el 14 y el 21 de noviembre de 2016. Y el objeto de la visita fue examinar las deficiencias y dificultades en el cumplimiento de la obligación de eliminar la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias.

Durante 2016 visitó la Argentina Mutuma Ruteere que es relator especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia de las Naciones Unidas; el Comisionado James Cavallaro que es relator sobre los Derechos de las Personas Privadas de Libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. También vino al país Vitit Muntarbhorn, experto independiente para la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género de las Naciones Unidas; Setondji Adjovi, presidente del Grupo de Detención Arbitraria (GTDA) de las Naciones Unidas; el comisionado Francisco Eguigueren, relator para Argentina y presidente de la CIDH, y la comisionada Esmeralda Troitiño que es coordinadora del Grupo de Protección (Medidas Cautelares). También llegó al país Jorge Meza y la comisionada Margarette May Macaulay, primera vicepresidenta y relatora sobre los Derechos de las Mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En tanto, para septiembre y octubre llegarán a la Argentina Nils Melzer, relator especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y Hillal Elver, relatora especial sobre el Derecho a la Alimentación así como David Kaye, relator especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Para el Comisionado de Derechos Humanos todas estas visitas muestran una apertura plena y de cooperación de la Argentina en materia de política de protección a las personas.
Con tecnología de Blogger.