Arranca la "ola represiva" de Maduro: el Gobierno detiene a un diputado y va a por otros opositores


Anoche inició la "ola represiva" que temía la oposición venezolana, tras el supuesto "atentado" fallido contra el presidente Nicolás Maduro el sábado en un desfile militar: el diputado Juan Requesens, del partido Primero Justicia -del que forma parte Henrique Capriles-, fue apresado a golpes por agentes del servicio de inteligencia en su casa en Caracas.

El parlamentario fue señalado por el propio mandatario de estar detrás del "magnicidio", al supuestamente facilitar el paso de los atacantes hacia Colombia para que recibieran entrenamiento en Norte de Santander. "Urgente (...), fueron secuestrados por 14 hombres del SEBIN (servicio de inteligencia) a golpes el diputado Juan Requesens y la presidenta de la FCU (Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela) Rafaela Requesens.

El régimen es responsable de lo que suceda con ellos", escribió en Twitter Primero Justicia. Rafaela, hermana del legislador, fue liberada minutos después. Maduro mostró en cadena de radio y televisión detalles casi cinematográficos del supuesto plan para acabar con su vida, dando los nombres de los seis detenidos y de otras personas que, según él, organizaron el ataque.

El mandatario divulgó videos de las declaraciones a la Fiscalía de los apresados y audios de sus conversaciones telefónicas. En un vídeo difundido en redes sociales se observa cuando Requesens -a quien Maduro llamó uno de los líderes "más locos y psicópatas" de la oposición- es detenido a golpes por varios uniformados, algunos de ellos encapuchados, tras salir de un elevador.
Rajoy sorprendido

Maduro acusó también a Julio Borges, exjefe del Parlamento de mayoría opositora, de estar vinculado con el supuesto atentado con drones cargados de explosivos. "Todas las declaraciones apuntan a Julio Borges, quien vive en una mansión en Bogotá amparado por el gobierno saliente de Colombia", señaló el jefe de Estado, quien volvió a asegurar que el ex presidente colombiano, Juan Manuel Santos, estaba detrás de ataque y se lo habría confesado al exjefe de Gobierno, Mariano Rajoy.

"Él se entrevistó con Mariano Rajoy. Mariano Rajoy, si le llega esta información, sabe que esto es verdad. Él le dijo que antes de que él entregara el poder Maduro ya no estaba, y Rajoy quedó sorprendido", apuntó Maduro. Según el Gobierno, uno de los drones -que contenía pólvora y metales- explotó cerca de la tarima en la que Maduro daba un discurso y el otro -que tenía explosivo C4- se estrelló contra un edificio cerca del acto. El primero habría sido desorientado con "inhibidores de señal" para evitar que llegara a la tribuna, donde estaba el alto mando político y militar del chavismo. Todo apunta a que habrá más detenidos. El poderoso dirigente Diosdado Cabello, quien preside la Asamblea Constituyente -desconocida por gran parte de la comunidad internacional- aseguró que este miércoles realizarán una sesión para revocar la inmunidad parlamentaria a los diputados que supuestamente están involucrados en el ataque.

Es el paso previo para abrirles un juicio. "Mañana sesión de la soberanísima Asamblea Nacional Constituyente, punto único allanamiento de la inmunidad parlamentaria a diputados implicados en el magnicidio (...). Viene la justicia y viene con todo", amenazó el número dos del chavismo en Twitter.

Maduro afirmó que varios allanamientos estaban en marcha mientras el realizaba su alocución la noche del miércoles. Los nombres de Borges y Requesens fueron mencionados en un video que mostró el mandatario con el testimonio de un militar de la Guardia Nacional retirado, Juan Carlos Monasterios, capturado por supuestamente ser uno de los autores materiales del ataque.Extradición Maduro pidió solicitar la extradición desde Estados Unidos y Colombia de quienes identifica como los líderes y autores intelectuales del supuesto atentado.

Afirmó que el "jefe político y financista mayor de este grupo terrorista" es Osman Alexis Tabosky, quien supuestamente está en Estados Unidos. El gobierno asegura que los atacantes fueron entrenados en una hacienda de Chinácota, en Norte de Santander (Colombia), y que los financistas de la operación están en Estados Unidos. "Confío en que el presidente Donald Trump no permita que, bajo territorio estadounidense, se prepare el asesinato en masa de líderes civiles y militares de un país como Venezuela", dijo Maduro.

El presidente también confirmó que las autoridades están buscando al coronel Oswaldo Valentín García Palomo, a quien acusa de ser "la cabeza de los asesinos"."Esta es una nueva muestra de cómo la persecución política del régimen se acrecienta. Mientras Nicolás Maduro acusaba infundadamente a Juan Requesens, el SEBIN lo privaba ilegítimamente de su libertad", expresó Primero Justicia en un comunicado. Antes, el líder opositor Henrique Capriles propuso en sus redes sociales un proceso de negociación con acompañamiento internacional de Naciones Unidas y otros gobiernos garantes para encontrar una salida a la crisis venezolana y "rescatar la democracia".

"Nunca se va a lograr algo por la vía de la violencia", enfatizó.

Más temprano, el Parlamento opositor rechazó "las vías violentas" para reemplazar al Gobierno de Maduro, al que exigieron una investigación "imparcial" sobre lo ocurrido.

Con tecnología de Blogger.