Concordia: Feroz tiroteo, aseguran que fue un ajuste de cuentas


Desde un utilitario descargaron más de 13 disparos contra dos jóvenes. Las balas hicieron blanco en un vehículo estacionado y por milagro no impactaron en un bebe de 10 meses.

Aseguran que fue un ajuste de cuentas vinculado al crimen de Rodolfo Barrios, ocurrido en las vías del ferrocarril y La Pampa meses atrás. Esta historia de las familias Barrios y Bonazola continua y tuvo un nuevo episodio de violencia, cuando ayer, en las primeras horas de la tarde, dos jóvenes de 19 y 15 años fueron atacados a balazos en la intersección de las calles Isthilart y Avellaneda a metros del hospital Ramón Carrillo, muy cerca de la parada de colectivos concurrida siempre por varias personas.

Según lo que informó la policía a los cronistas de El Sol, mientras realizaban las pericias, desde un vehículo utilitario efectuaron la balacera contra los dos jóvenes que estaban cerca del domicilio del mayor de ellos. Las balas hicieron blanco contra una camioneta Renault 4, que estaba estacionada en la vereda de la familia que habita la esquina y fue un escudo para evitar un baño de sangre; solo un proyectil entró en la casa rompiendo un vidrio muy cerca de donde estaba un bebé de 10 meses.

Los disparos tenían como destino al joven de 19, de apellido Reynoso, quien aseguran que habría respondido a los tiros portando un arma que se la entregó al menor y este la había arrojado a los techos de las viviendas vecinas antes de que llegue la policía. Solo resta practicarle las pruebas de dermotest a ambos para saber si repelieron la agresión.

Sobre los atacantes, se indicó que se trasladaban en un vehículo utilitario que, a decir de los testigos, no pudieron precisar color marca ni dominio. “Lo primero que hicimos fue escondernos; ellos tiraban desde la ochava de la esquina de calle Avelleneda”, manifestó un testigo a nuestro medio.
 El auto quedó todo agujereado
Otros vecinos indignados dijeron que fueron cerca de 13 disparos, la camioneta era blanca, le tiraron a Reynoso que estaba por entrar a su casa. El auto quedó todo agujereado y le tiraron al vidrio de la casa.
La indignación fue grande cuando relataron que en la casa muy cerca donde un disparo estalló un vidrio había un nene de 10 meses que se salvo por milagro.
Se cree que los sujetos que dispararon a mansalva utilizaron dos armas para perpetrar el ataque y que ambas eran de calibre. 9 mm., como las que usa reglamentariamente la policíal
Los funcionarios procedieron a la aprehensión en flagrancia del joven de 19, por el Sup./delito de abuso de arma y además al secuestro de nueve plomos deformados, 6 vainas servidas de calibre 9 mm, 1 vaina servida de calibre 38, un arma de fuego calibre .22, corto marca bagual, con su carga completa (8) cartuchos, se contactaron 7 impactos de arma de fuego en vehículo marcar Renault 4 y dos impacto de arma de fuego en la vivienda de calle Isthilart N° 1046.

Con tecnología de Blogger.