El fracking ya es una realidad en Mendoza


El gobierno augura "inversiones millonarias que generan más puestos de trabajo que mejorarán la economía de la provincia" Ambientalistas presentaron dudas sobre los controles de impacto ambiental

Desde hace una semana se están realizando los trabajos de estimulación hidráulica en Malargüe para la explotación y extracción de petróleo de la porción que tiene Mendoza de Vaca Muerta, la formación donde está una de las principales reservas de petróleo y gas no convencionales del mundo. Para esta tarea, la empresa El Trébol cuenta con una inversión de 125 millones de dólares, de los cuales 110 millones están destinado al municipio y, a eso, hay que agregarle 20 millones de dólares de gastos de operación en el departamento sureño.

Hasta allí llegamos un nutrido grupo de periodistas, camarógrafos y fotógrafos de distintos medios de la provincia para observar y registrar cómo se lleva adelante el emprendimiento.

“Este decreto reglamentario es el más ambicioso del país, ya que no está reglamentada la ley de explotación de hidrocarburos convencional y no convencional”, explicó el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance. Remarcó también que “hemos sido pioneros en reglamentarlo con estas exigencias, porque además pone a la empresa en un lugar de mucha responsabilidad, ya que se desarrolla bajo los parámetros que garantiza la sustentabilidad ambiental, económica y social, siempre preservando los recursos naturales”.

Por su parte,  el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú dijo “Tenemos un desarrollo del petróleo enorme, el 25% de nuestro PBI depende del petróleo y este se explota en la provincia hace 100 años” y agregó que "hasta el momento la empresa invirtió 30 millones de dólares en la exploración, en la que se inició el trabajo en 5 de 15 pozos.

Impacto ambiental

Según fuentes oficiales, en este proyecto está garantizada la aplicación de medidas de control y seguridad, establecidas en las leyes nacionales y provinciales vigentes, como así también el decreto 248, que amplia el sistema de control, a través de protocolos que exigen el máximo cuidado del ambiente en general.



Sin embargo, desde la Asamblea Popular del Agua de Mendoza, dicen exactamente lo contrario y aseguran que "no se han realizado seriamente estudios de impacto ambiental, tampoco se tuvo en cuenta el dictamen negativo del departamento de General Alvear sobre este proyecto y además no se publicó en el Boletín Oficial"


Lo cierto es que el gobierno si autorizó el proyecto en el comunicado reglamentario N°284 con fecha del día 9 de marzo de este año.

Sobre este tema, Marcelo Irusta de El Trébol comentó “El compromiso ambiental es uno de más grandes que tiene la compañía, por ello se controlan todos los acuíferos de la zona que se encuentra en actividad y se controla el agua antes y luego de realizar la fractura”, explicó y agregó: “Desde hace meses se están tomando muestras para medir la calidad del agua. Cada pozo que se perfora se protege hasta 400 metros, haya o no acuíferos, lo que demuestra que los estamos monitoreando permanentemente junto con los organismos de control: Irrigación, Dirección de Protección Ambiental y laboratorios acreditados, entre otros”.


Finalmente, Miriam Skalani, directora de Protección Ambiental de la Provincia, explicó que los acuíferos están protegidos con tubería, por lo que no hay contacto entre el hidrocarburo y el agua subterránea: “Este yacimiento empezó en actividad en el año 1974, y hasta ahora no hemos tenido ningún accidente ambiental. Es imposible que se contaminen los ríos Salado o Atuel, porque no hay forma que el hidrocarburo viaje hasta esos ríos. Previo a autorizar esta obra tuvimos 4 meses de estudio de la zona”.


Según los funcionarios, el 98% del agua de la provincia se utiliza para la agricultura y de ese porcentaje hay una eficiencia del 40% y el 60% se pierde por mal uso. “Para el proceso de estimulación hidráulica usamos el 0,8 % de agua disponible que es 60 veces menos que la que se pierde por ineficiencia de riego. Esta actividad no resta agua a las actividades agrícolas y las regalías que generan son los que nos permiten invertir en mejorar la red de distribución de agua”.

Puesto Rojas

El Área de Puesto Rojas entra en explotación en el año 1974, está conformado por 4 Yacimientos: Cerro Pencal, Puesto Rojas, Cerro Mollar y Puesto Adobe.

El área cuenta con 136 pozos, 21 de extracción efectiva, 3 pozos inyectores, 98 pozos inactivos y 14 con abandono definitivo.

Las principales formaciones son: Agrio (superior, media e inferior) Chachao y Vaca Muerta cuyas profundidades oscilan entre 1.400 y 3.000 m.

La formación Agrio y Chachao son formaciones tight oil (roca reservorio de muy baja porosidad y permeabilidad) y Vaca Muerta formación shale oil (roca madre  de origen marino donde se genero el HC).
El ciudadano

Con tecnología de Blogger.