Un nuevo arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción K: un empresario detenido pidió colaborar con la justicia


Se trata de Juan Carlos De Goycoechea, de la empresa Isolux. Se suma así al chofer Oscar Centeno, el primero de los imputados que ofreció colaborar con la investigación

El empresario Juan Carlos De Goycoechea, uno de los empresarios detenidos por el escándalo de los cuadernos de la corrupción K, pidió colaborar con la justicia como arrepentido para aportar datos al expediente y mejorar su situación procesal, según allegados a su defensa.

Goycoechea,  del Grupo Isolux Corsán S.A., estuvo prófugo durante dos días, hasta que decidió entregarse este mediodía en los tribunales de Comodoro Py. Según la investigación, Goycoechea ordenó realizar pagos de Isolux a Roberto Baratta, segundo de Julio De Vido en el Ministerio de Planificació. Está acusado de entregarle bolsos con dinero desde el 19 de junio de 2008 hasta 6 octubre de 2015.

La defensa de Goycoechea busca alcanzar un acuerdo de colaboración con el fiscal Carlos Stornelli, que deberá ser homologado luego por el juez Claudio Bonadio. Algo similar a lo ocurrido con el ex chofer Oscar Centeno, quien se acogió a la figura de arrepentido y fue liberado.
La empresa

Goycoechea se desempeñaba como CEO de la filial local de la constructora Isolux Corsan. La empresa nació 2004 en España, luego de la fusión de Corsán-Corviam con Isolux Wat, y está en la mira de la justicia de varios países. En su país enfrenta un pedido de concurso de acreedores y es cuestionada por su papel en la construcción del llamado "superviaducto" de Asunción, en Paraguay.

A nivel local, el año pasado el Ministerio del Interior la suspendió por cinco meses del Registro de Constructores por sospechas de sobreprecios en la principal obra que le otorgó Julio De Vido cuando estaba a cargo de la obra pública del kirchnerismo: la Usina Térmica de Río Turbio (Cambiemos revocó el contrato en marzo). Por las sospechas sobre esa obra, De Vido está preso desde el año pasado.

La empresa también había sido concesionada por este Gobierno -por medio de una UTE- para uno de los tramos de la obra del Paseo del Bajo, en la Capital Federal. Finalmente, esa concesión también fue suspendida.

Otro de los contratos que la pusieron en el ojo de la atención fue en Mendoza, por la construcción de la cárcel federal de Cacheuta, una obra que se le adjudicó en 2011, se cobró y nunca se terminó. Hace pocas horas, el gobernador Luis Cornejo, aseguró que cuando Cambiemos llegó al poder, en 2015, apenas se había realizado un 27% del total del trabajo.

Además, la empresa tuvo varios contratos viales, en Chubut y Córdoba, por ejemplo; ganó pliegos para trabajos en las centrales térmicas Brigadier López, Ensenada y Loma de Lata, con Enarsa; y realizó "el tendido entre Formosa y Sáenz Peña, con un total de 350 kilómetros de líneas de 500 kV", según detallan online. También fueron parte de la restauración del edificio de la Aduana Taylor, que se convirtió en el Museo del Bicentenario que Cristina Kirchner inauguró en 2011.

"Argentina es un país relevante dentro del plan estratégico de internacionalización de Isolux Corsán, con intereses en las áreas de Energía, Construcción y Medio Ambiente", destaca la web global de la empresa. El sitio está ilustrado con una foto de la Casa Rosada.
Infobae

Con tecnología de Blogger.