Macri arrancó con Schiaretti la negociación por el ajuste


El Presidente habló de la situación económica y opinó sobre el futuro del equipo argentino en una entrevista abierta en Córdoba

Mauricio Macri se puso al frente de la negociación con los gobernadores por el ajuste necesario para cumplir con la meta del 1,3% de déficit fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional ( FMI ) para 2019. El Presidente eligió como uno de sus primeros interlocutores al cordobés Juan Schiaretti , con quien mantiene una relación amistosa y, además, cuenta con poder de influencia sobre el resto de los mandatarios peronistas.

En las horas que compartieron durante la visita presidencial a esta ciudad, Schiaretti aprovechó para plantearle que hay voluntad de diálogo, pero que no cae bien entre los gobernadores que la Nación tome medidas como la eliminación del diferencias de las asignaciones familiares "sin siquiera comentarlas".

La resolución del viernes pasado cayó mal, en especial en los gobernadores de la Patagonia y del norte, donde hay una fuerte pérdida para los beneficiarios de las asignaciones familiares.

"A eso se suma que las provincias deberán hacerse cargo de algunos planes sociales y de salud que se van a cortar. A las más chicas las deja muy mal paradas", afirmó un funcionario que acompañó a Schiaretti durante la visita de Macri.

Durante su raid cordobés, el Presidente apuntó contra los sectores de la oposición que rechazaron la reforma de las Fuerzas Armadas que impulsa su gobierno; entre los que lo cuestionaron está el cordobés Schiaretti.

"Lo que propusimos fue adaptar a las Fuerzas Armadas a estar listas para las amenazas globales del siglo XXI: el terrorismo, los ciberataques y la lucha contra el narcotráfico", explicó el Presidente. Y agregó: "Ante esto la reacción de la oposición fue el rechazo y ahí es donde uno se sorprende. Como si sus candidatos a presidente, que compitieron conmigo, no hubieran propuesto exactamente lo mismo".

Y Macri cerró: "Eso no está bien, es lo contrario a la sinceridad, al diálogo y actitud constructiva".

La referencia la hizo en el acto de lanzamiento de la pickup Frontier de la alianza Nissan-Renault, para lo que se invirtieron US$600 millones. De buen humor y distendido, bromeó como siempre sobre su vínculo cercano a Córdoba -donde "empezó el cambio"- y aseguró que ante la "tormenta" (concepto que usó cinco veces en el acto en la automotriz) el Gobierno "actuó rápidamente "y "sin cambiar el rumbo, convencidos de que es el correcto, no nos quedamos llorando".

Recientemente llegado de Sudáfrica de la reunión por la cumbre de los Brics, Macri ratificó que el "apoyo del mundo se agigantó al no cambiar el rumbo".

Tanto en la planta automotriz como en la entrevista abierta que ofreció en el 41er aniversario de la Fundación Mediterránea, el Presidente subrayó que "pasan cosas buenas" en el país. En esa línea, destacó que la inversión de Nissan Renault no es "aislada", que la industria automotriz apuesta con US$5300 millones con el objetivo primordial de exportar. También repasó los logros en el yacimiento Vaca Muerta, el litio y las exportaciones "como nunca" de carne y cítricos. Sumó el turismo a los aspectos positivos.

Autocrítica y herencia
Macri admitió que Cambiemos no pudo cumplir con los objetivos de bajar la inflación y el déficit. "Es parte de un proceso de aprendizaje; estamos empezando a decir las cosas por su nombre; a poner los problemas sobre la mesa". A su entender, esa "madurez nos hace crecer" y hay "una mayoría de la sociedad que acepta" y una "dirigencia que de a ratos acompaña y de a ratos decae".

Frente a los empresarios enfatizó: "Aquello que nos regalaron era mentira; no tiene consistencia". En ese sentido, indicó que ahora se apuesta a la "consistencia" y mencionó el campo y el turismo. "Nos están pasando cosas importantes, hay un proceso virtuoso y una pesada herencia", afirmó.

Ante los hombres de negocios arrancó que le gusta Jorge Almirón como técnico de la selección, aunque aclaró que el tema le preocupa "como hincha".

Siguió con el tono futbolístico para hablar de la integración con Brasil, un país clave para el intercambio comercial automotor: "Soy muy pro-Brasil; soy el único argentino que cuando pierde la selección hincha por Brasil".

"Que el ajuste sea equitativo para todos"
"Nosotros queremos que la Argentina no entre en una crisis mayor; vamos a aportar para reducir el déficit que tiene la Nación. Lo que queremos también en este aporte es que el ajuste sea equitativo para todos", dijo ayer el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, tras la visita de Mauricio Macri.

Y agregó, jactándose de su influencia sobre el resto de sus colegas provinciales: "Aclaro que hablo en nombre de la mayoría de los gobernadores peronistas".

Schiaretti habló en una jornada con empresarios que buscaban certezas ante la inflación y el tipo de cambio. Por ese mismo escenario había pasado el presidente Macri unas horas antes.

En simultáneo con la visita de Macri a Córdoba, un grupo de funcionarios de Schiaretti estuvieron en el Ministerio del Interior como parte de la negociación por el recorte de gastos. Todavía con cabos sueltos y sin acuerdos concretos, podría abrirse un nuevo debate por los subsidios del transporte público.


Por: Gabriela Origlia
La Nacion

Con tecnología de Blogger.