Dos nenas uruguayenses recibieron las manos ortopédicas gratuitas de Gino Tubaro


La alegría de Silvina es desbordante, no le alcanzan las emociones para intentar describir la forma en que Rosario, su hija de 10 años, logró tener finalmente la mano mecánica que le abrió nuevas posibilidades para su brazo izquierdo. “No lo puedo creer, hace más de dos años que intento contactarme con Gino y con Atomic Lab, y las cosas finalmente se dan de esta forma, es cosa de Dios”, dice con una risa que se mezcla con la emoción incontrolable del momento. Jorge, el papá de Rosario, no puede contener las lágrimas, es que la sonrisa de Rosario a través de un corazón formado con sus dos manos es algo que conmueve.

El Gino al que se refiere Silvina no es otro que Gino Tubaro, aquel joven inventor que comenzó hace cuatro años a fabricar manos ortopédicas con una impresora 3D y que se transformara en un símbolo de esperanza para todos aquellos que sueñan y no disponen del dinero para costear una prótesis. Es que Gino las fabrica y las entrega gratis a quien la necesite.

“Somos el testimonio de su amor, de su entrega y de su compromiso, no estábamos en su lista, hacía apenas horas que nos habíamos inscripto on line para que nos fabricaran una porque queríamos que Rochi tuviera la experiencia, que probara, era algo maravilloso que podría abrirle nuevas posibilidades en su vida diaria, pero nunca terminaba de completar la inscripción”, relata Silvina.
El miércoles finalmente se pudo terminar la ficha de inscripción. 

El número que le había tocado en suerte es el 441, y en la respuesta del sistema se aclaraba que había que tener paciencia porque Atomic Lab, la organización montada alrededor de la cruzada de Gino, tenía una larga lista de entregas que se están concretando todos los días en diferentes lugares del país.
“Jorge había logrado obtener el número vía Internet y eso ya era un logro tremendo, pero a las pocas horas me entero por María Pinget, encargada del área de Discapacidad de la ciudad, que la gente de Atomic Lab iba a estar en la ciudad para entregar una mano a una niña de Concepción del Uruguay, yo no sabía qué hacer, pero lo único que se me ocurrió fue tratar de encontrarlos y salimos a rastrearlos hasta que finalmente los encontramos”, relata Silvina.

Gino Tuvaro estuvo el jueves en Concepción del Uruguay como parte de un largo itinerario que vienen realizando por todo el país. En cada ciudad tienen a alguien esperando por su sorpresa anhelada, en cada caso es un momento de alegría, de aprendizaje y de nuevas esperanzas. Así fue que Silvina, Jorge y Rosario encontraron al equipo de Atomic Lab y le plantearon lo que pasaba con la nena.

No dudaron, la vieron, tomaron algunas medidas y se pusieron manos a la obra. Reunieron piezas dispersas de los cientos de prótesis que han ido fabricando y que siguen confeccionando mientras viajan, pues la camioneta en la que se desplazan está equipada con impresoras 3D que se mantienen trabajando todo el tiempo que pueden.

Se fueron para la casa de Silvina y en menos de dos horas habían armado una prótesis para Rosario. La alegría de todos era incontenible, y la nena, por primera vez en su vida, podía agarrar cosas con las dos manos, tomar un vaso o sostener elementos con la izquierda.
03442

Con tecnología de Blogger.