El escándalo paraguayo llega a la Justicia: piden iniciar el juicio oral por explotación sexual y laboral


Antonio Gonzállez, ex titular de Rubio Ñu, está con prisión domiciliaria a a espera del avance de la causa. Está acusado de haber obligado a al menos tres futbolistas, dos de ellos menores, a tener relaciones con él

La investigación estableció que el acusado obligaba al jugador a mantener relaciones sexuales con él, y cuando se negaba "lo maltrataba" física y verbalmente.

La Fiscalía acusa además a González de abusar de otros dos jugadores menores bajo la promesa de convertirlos en profesionales del fútbol y sacarlos de la situación de pobreza en la que se encontraban. Los menores manifestaron, según el documento del Ministerio Público, que el procesado también "contrataba mujeres" para que mantuviesen relaciones sexuales con los jugadores de Rubio Ñu, algunos de los cuales accedían "bajo chantajes".

González filmaba dichos actos sexuales con su teléfono móvil para después divulgar esos vídeos. También publicó en las redes sociales dos vídeos en los que rompía el contrato del futbolista y le amenazaba con impedirle la práctica del fútbol.

Al destaparse el escándalo, la Unión del Fútbol del Interior (UFI), encargada de los campeonatos del balompié regional paraguayo, excluyó al club de los torneos.
Infobae


Con tecnología de Blogger.