Se acondiciona el Naranjal de Pereda para visitas escolares


Desde la Municipalidad de Concordia se continúa trabajando en la puesta en valor del histórico Naranjal de Pereda para que en poco tiempo más, además de las visitas guiadas que se realizan al lugar, puedan concurrir los alumnos y docentes de los establecimientos educativos de la ciudad. Por tal motivo, las áreas de Servicios Públicos y de Obras Públicas, realizan trabajos para que el predio reúna las condiciones de seguridad necesarias para recibir al estudiantado local.

Agustín Tamborra, de la Dirección Municipal de Educación, señaló que “el intendente Enrique Cresto tomó la decisión de poner en valor al Naranjal de Pereda y todo su entorno en el marco de las políticas de recuperación histórica que se lleva adelante desde la Municipalidad. A partir de ello comenzamos a visitar el lugar, a recorrerlo, recabar datos que nos permitan construir algo así como 300 años de historia de nuestra ciudad y la región”.

En ese sentido se han venido realizando trabajos para mejorar las condiciones y en un futuro cercano, los establecimientos educativos de la ciudad que así lo deseen, puedan llevar sus alumnos y conocer el sitio donde comenzó a escribirse la historia de Concordia. “Venimos realizando visitas guiadas, como una alternativa más para los turistas pero también para los vecinos que quizás no conocen el Naranjal. Se ha colocado un vallado en el sector de barrancas del río Uruguay, cartelería e iluminación y estamos trabajando en la posibilidad para que en un tiempo más, de manera coordinada con las escuelas, puedan llevar a los chicos y conozcan este lugar”.

EL ALJIBE

Una de las sorpresas y atractivos con la que se han encontrado es el hallazgo de un aljibe en el predio donde se construye la nueva Planta Potabilizadora de Agua y que data de la época en la que llegaron los Jesuitas a nuestra zona. “Una de las características es que tiene forma de gota de agua, o sea a diferencia de los aljibes comunes, es angosto en la parte superior y se va ensanchando hacia abajo” agregando que los ladrillos no están pegados sino apilados uno sobre otro “y fue hecho en un lugar donde confluían dos pequeños arroyos por lo tanto se aseguraban tener agua todo el año”.

“Este tipo de construcción es típico de los Jesuitas lo que nos lleva a pensar que el aljibe está ahí desde hace unos 300 años, que es el registro que existe desde la llegada de los mismos a nuestra zona” remarcó Tamborra, quien agregó que el lugar fue preservado y seguramente cuando las obras de la nueva planta se finalicen, pasará a ser parte del atractivo histórico, cultural y educativo que el lugar ofrece.

Con tecnología de Blogger.