San Jaime: buscan a una madre y sus dos pequeños hijos, cuyo paradero se desconoce desde el 14 de octubre


Viajaron el día 14 desde Neuquén a la ciudad de Colón, donde tienen algunos familiares. Supuestamente luego debían viajar a San Jaime de la Frontera, pero su rumbo fue otro: se fueron a Buenos Aires. En uno de los viajes aparece un hombre junto a la madre y se confirmó que los apellidos de los menores fueron falsificados al sacar un pasaje

María Belén Toledo es una vecina de la localidad de San Jaime de la Frontera que el 20 de octubre radicó una denuncia ante la Policía de Colón, ante la falta de noticias del paradero de su cuñada Soledad Toreaune, y sus sobrinos Uriel David Toledo y Mariam Valentina Toledo.

Ellos viajaron el día 14 de este mes desde Neuquén a la ciudad de Colón, donde tienen algunos familiares. Supuestamente, luego debían viajar a San Jaime de la Frontera, pero su rumbo fue otro, ya que viajaron a Buenos Aires. Lo más curioso es que luego de una llamativa maniobra, los menores viajaron bajo la responsabilidad de otra persona.

En diálogo con Radio Chajarí, María Belén Toledo manifestó que “el pasado sábado viajamos a Colón a radicar la denuncia porque mi hermano, es decir la pareja de esta chica (Soledad Toreaune), se encuentra trabajando en la provincia de Neuquén. Ella y los chicos viajaban desde Neuquén con rumbo a Colón para estar unos días allí de paseo y, luego de unos días, tenían intenciones de venir a visitarnos a San Jaime de la Frontera. Lo llamativo es que nunca vinieron a nuestra localidad”.

“La última comunicación que tuvimos con ellos fue el día domingo 14 de octubre, vía whatsapp, pero después no volvimos a contactarnos con ellos. Tanto mis llamados como mis mensajes no se entregan al teléfono de mi cuñada, es como si el mismo estuviese desaparecido”, expresó.

En relación a las personas desaparecidas, Toledo dijo que “mi sobrina tiene un año y cuatro meses, en tanto que mi sobrina tiene cuatro años de edad”.

“Pudimos ver, gracias al trabajo de la Policía, imágenes de las cámaras de seguridad de la terminal de ómnibus de Colón. A través de esas imágenes se la ve a mi cuñada con los dos chicos y un hombre, es por eso que la Policía solicitó el registro de todos los pasajeros que partieron desde la terminal ese día, y se supo que ella viajó con ese hombre pero, en el caso de los chicos, falsificaron sus datos, dado que en el registro coinciden los nombres, pero no el apellido y los número de documento de ellos”, explicó.

Toledo dijo luego que “de acuerdo a las averiguaciones de la Policía, los chicos viajaron junto a una mujer de Buenos Aires, rumbo a esa ciudad. Esta mujer adquirió los pasajes para ella y los nenes en la ventanilla de una línea de colectivos, mientras que mi cuñada y el hombre, los compraron en una agencia de viajes de Colón. De todos modos, todos viajaron en el mismo colectivo”.

“Estamos preocupados porque desde el 14 de octubre nada sabemos sobre mis sobrinos. Incluso hemos averiguado en Comisarías de Buenos Aires, pero no tienen datos sobre su paradero (…) En el registro de las personas que ese día viajaron desde Colón, figura que viajaron con destino a la terminal de Retiro. Hablamos con algunos familiares de ella en Colón y nos da la sensación de que algo saben, pero no lo quieren decir”, señaló.

Toledo aseguró luego: “Mi hermano, que es el padre de los nenes, está desesperado porque se encuentra en Neuquén y nada puede hacer desde allá. En la Justicia a mi hermano le dijeron que primero deben aparecer los tres, y a partir de ese momento él podría pedir la tenencia de los chicos”.

“Queremos que aparezcan o, al menos, saber algo de los nenes (…) La única certeza que tenemos es que viajaron a Buenos Aires y, según algunos de sus familiares, podría estar en San Martín (localidad bonaerense). No sabemos qué pensar, pero todo nos hace sospechar que ella entregó a alguien a los chicos. Mi hermano, en caso de regresar a nuestra zona, perdería su trabajo en Neuquén, pero lo más importante para él en estos momentos es saber dónde están sus hijos”, sostuvo.

Por último, la mujer destacó: “Nos interesa saber dónde y cómo están los chicos, y no pretendemos invadir la vida de ella, pero llamamos y da la sensación que el chip de su teléfono celular no existe. Nadie esperaba que suceda esto, y nos parece todo muy raro”, publicó Chajarí Al Día

Con tecnología de Blogger.