Frigerista coincide con los kirchneristas


Un peronista frigerista criticó la posibilidad de que Bordet destine “500 millones de pesos” para separar las elecciones provinciales de las nacionales. Como los kirchneristas, quiere votar en octubre.

Seguramente no fue su intención, pero en los hechos Juan Domingo Zacarías terminó coincidiendo con la dirigencia kirchnerista de la provincia que se opone a que el gobernador Gustavo Bordet convoque a elecciones provinciales para el 9 de junio, como se lo permite la ley.

Zacarías expresa con su Movimiento Social Entrerriano una pata peronista en Cambiemos. Y es uno de los que sueña con ver a Rogelio Frigerio en la Casa de Gobierno de Entre Ríos.

En esta etapa de su extensa trayectoria política, el actual funcionario de Anses detesta a los K. Pero en este punto coincide con ellos. Naturalmente, por distintos motivos.

Zacarías cree que octubre daría más margen a la posibilidad de que Frigerio juegue en la provincia, porque sería menor el tiempo que dejaría de ocupar su lugar clave en el gabinete de Mauricio Macri. De paso, para octubre se supone que habrá más chances de recuperación económica.

Los kirchneristas entrerrianos también quieren votar en octubre. Pero por otro motivo: esperan que una candidatura presidencial de Cristina Fernández les sume poder para el armado de las listas provinciales. Si las elecciones se desdoblan, la única birome del armado estará en manos de Bordet. Y para integrar las listas habrá que ir a internas contra el peronismo oficialista. Por ahora, sin representación de minorías.

Zacarías reflota ahora el argumento del gasto, que dejaron de mencionar en Cambiemos luego de que a mitad de año firmaran el acuerdo con Bordet para la reformar electoral abreviada que le otorga al gobernador dos posibilidades: votar en simultáneo con las elecciones nacionales de octubre, o convocar a elecciones provinciales separadas.

En el acuerdo, Cambiemos obtuvo dos cosas: 1) fijó una fecha precisa de elecciones para el segundo domingo de junio (que en 2019 cae 9), con lo que limitó el margen de arbitrariedad de Bordet y 2) quitó del proyecto el piso del 15% para la representación de minorías que había establecido un anterior acuerdo dentro del peronismo.

La representación de minorías fijada por ley era pedida desde el kirchnerismo, y en particular desde el sector que lidera el exgobernador Sergio Urribarri. En el acuerdo, Cambiemos hizo su daño. Y los legisladores peronistas lo permitieron, bajo el argumento de que fijar el 15% por ley podría generar cuestionamientos judiciales por la injerencia en la vida interna de los partidos.

Sin margen político para reunir un congreso del PJ que reforme la carta orgánica partidaria, la representación de minorías en el peronismo quedará sujeta a la voluntad del gobernador y presidente del PJ al momento de inscribir el frente electoral con el que el mandatario buscará su reelección.
Argumentos
Ahora, y cuando dentro de Cambiemos no son pocos los que miran con buenos ojos el adelantamiento de las elecciones provinciales (para separarse de Macri y su evidente fracaso económico), Zacarías sale a cuestionar el gasto.

“Bordet cree que con adelantar las elecciones, a través de un artilugio jurídico, tendrá mayores posibilidades de ser reelecto. Esa aventura electoral, implicaría erogar de las arcas públicas la suma de 500 millones de pesos, que se obtienen del esfuerzo de los contribuyentes para cubrir los gastos que demanda esta medida personalista, mentirosa y oportunista”, escribió en un parte de prensa enviado a Página Política.


Con tecnología de Blogger.