Murió la niña de 13 años desnutrida a la que le habían hecho una cesárea


La niña wichí de 13 años que estaba desnutrida, y a la que le practicaron una cesárea de urgencia, falleció en la tarde de este miércoles en la terapia intensiva del Hospital Perrando, en Chaco. El martes murió su bebé, que al nacer pesó poco más de 1 kilo.

Ella presentaba un cuadro de extrema gravedad y sufrió un falla multiorgánica entre anemia, desnutrición crónica y neumonía. Desde la provincia de Chaco reconocieron que todos los derechos de esta niña fueron vulnerados, y que el Estado estuvo ausente.

“Todavía no llegamos a todos lados. No alcanza con lo que hacemos. Y en el caso de esta niña se ve claramente, todos sus derechos han sido vulnerados”, expresó a Clarín Liliana Ensina, coordinadora del Programa Provincial de Salud Integral en la Adolescencia. Fue pocas horas antes de que se conociera la muerte de la menor. “Se debe trabajar más fuerte en esa zona. El sistema tiene falencias, y no había detectado el caso de esta niña”, expuso Julieta Tayara, subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia.

Lourdes Polo, abogada de la guardia feminista de Católicas Por el Derecho a Decidir, señaló “hay responsabilidad del Estado chaqueño por violencia (acto por omisión) y por violar todo los derechos fundamentales: libertad reproductiva, acceso a la salud y a la educación“.

La joven no iba al colegio, vivía con su pareja en el paraje el Sauzal, en el Impenetrable. El viernes pasado, una tía de 20 años la acompañó hasta el puesto sanitario porque tenía fiebre. El médico que la vio la derivó al hospital más cercano, el Bicentenario de Castelli. No fue suficiente, desde allí la trasladaron al Perrando de Resistencia. La niña, presentaba una infección generalizada, fue a terapia intensiva y una ecografía corroboró el embarazo de 28 semanas.

En ese contexto el martes se realizó una cesárea por el deterioro y riesgo de salud materna y fetal. El bebé sólo vivió unas horas, tenía infección connatal, 30 semanas de gestación y un 1,300 kilo de peso. La muchacha de 13 años apenas arañaba los 40 kilos; su estado era crítico; su tía la acompañó; su madre murió dos años atrás por una infección respiratoria; su padre nunca estuvo, o siempre estuvo ausente; su abuela, que vive a unos metros suyo, cuida de su hermanita de 4 años, ahora apareció un abuelo; y, la pareja de la niña nunca se presentó.

Desde la subsecretaría de Niñez hicieron la denuncia penal en la fiscalía de turno. “Denunciamos el abuso sexual de la niña. En la investigación se verá quién es el victimario, pero es abuso por la edad de la nena“, reveló Tayara. Y añadió que en lo que va del año se hicieron 268 denuncias de abuso de adolescentes entre 13 y 18 años. dio a conocer El Once.

Con tecnología de Blogger.