Habló el viudo: "Me sacaron la madre de mis hijos, mi compañera"


Velazque es el esposo de la mujer asesinada. Contó qué le dijo su hija, que fue hallada deambulando. Indicó que su esposa "era muy reservada" y que si bien se encontraba alejada de sus familiares, había entablado amistad con una cuñada.

El cuerpo de Marina Soledad Monje, de 34 años y oriunda de Chajarí, fue hallado en la zona norte de esa ciudad, más precisamente en la zona de Colonia Villa Libertad. Estaba semidesnudo y presentaba heridas cortantes. Desde un primer momento, se habló de un brutal crimen. La Policía y la Justica trabajan en varios frentes para esclarecer el tremendo hecho.

Este lunes familiares y amigos dieron el último adiós a Monje. Radio Show Chajari dialogó con el viudo de la mujer asesinada y mostró "la conmoción" en la que se encuentra tras el brutal hecho: "Estoy re contra mal emocionalmente, no entiendo nada, de un día para el otro me falta mi esposa, me falta mi mujer, me sacan la madre de mis hijos, mi compañera. Me sacan todo, catorce años de convivencia tuvimos, más allá de que hayamos tenido problemas de convivencia, como cualquier pareja, yo la amaba, y ella, pienso que por dentro me amaba", confió.

"Acá hay algo negro, se metió en algo negro", conjeturó el hombre, al referirse al brutal crimen que sufrió su pareja.

Contó que este lunes, mientras él estaba en el velatorio de la mujer, "me fue a buscar la gente de Investigaciones, porque llegó el área de Canes, para hacer un peritaje".

Consultado en el programa "Ladran Sancho", Velazque se refirió a lo indicado por su hija, la niña de tres años que fue hallada deambulando. "Dice que un hombre le dio un chupetín dentro del auto y la bajó, que ella se metió en el kiosco y que cuando salió, el auto ya no estaba más", destacó.

A su vez puso relevancia en que la mujer "salía siempre con la nena, era muy pegada".

Primero los investigadores sospecharon de Gabriel Velazque, de 49 años, pero luego se lo desvinculó provisoriamente. A partir de las entrevistas que se mantuvieron con personas del entorno de Monje comenzaron a apuntar a un hombre que sería allegado o mantendría un vínculo con la mujer, quien no es de Chajarí y la Policía intentaba localizar. En este sentido, se descartaba, en principio, un robo como móvil del crimen.

Se están revisando cámaras de vigilancia de la zona para poder identificar el auto en el que iba la mujer, así como a quien lo conducía, el principal sospechoso del crimen.

En la radio de Chajarí le consultaron a Velazque si en días anteriores al crimen, no se había percatado de algún detalle que pudiera hacer predecir el horrendo final. Dijo que no y que si a su pareja le sucedía algo "era muy reservada, nunca me lo dijo". Acotó que su pareja "tenía poca instrucción, poco sabía leer, casi no conocía el dinero y estaba esperando su pensión porque tenía la enfermedad de Reaven".


En cuanto a la familia de Monje, el viudo manifestó: "Se comportó muy bien la familia en el velatorio y en el entierro. Marina se había alejado desde hace un tiempo de su familia, sí se `había metido` con mucha amistad con una cuñada, mujer de un hermano de ella". Se excusó de dar mayores detalles, porque hay una investigación en curso, no obstante dijo: "ahí habría comenzado la historia que la policía está siguiendo".

A su vez destacó que su esposa "desde hace dos o tres meses, había empezado a cambiar de look, se empezó a comprar alhajas, cosa que nunca hacía, se ponía calzas; al llegar la tardecita salía con la nena, supuestamente a la casa de un hermano que vive a dos o tres cuadras".
El hombre mencionó que él trabaja de albañil "en la colonia" y se lamentó que ahora que "no está mi señora se me va a hacer cuesta arriba la crianza de mis hijos".

El hecho
Monje salió de su casa el sábado a la noche con su hija de 3 años. Unas horas más tarde su esposo fue llamado por la Policía porque habían encontrado a la niña deambulando por las calles. Así comenzó la búsqueda de la mujer, sobre quien se habían perdido rastros. La hija pudo decir que iban en un auto con otra persona, la bajaron en una esquina y le dijeron que fuera a un kiosco a comprar un chupetín. Cuando volvió, ya no estaban su mamá ni el auto.



Pasadas unas horas, un vecino de la zona norte avisó que había encontrado el cuerpo de una mujer en la banquina de una calle de ripio en cercanías a Colonia Brambilla, al norte de Chajarí.
Ensañamiento
Según los trascendidos, el crimen tendría un evidente ensañamiento con la víctima, y eso quedaría demostrado por las horrendas heridas provocadas en el cuerpo de la mujer, hallado en calle Udine y camino vecinal de Colonia Villa Libertad. "Presenta diferentes lesiones cortantes", entre ellas, un profundo corte en el cuello que habría sido la causa del deceso. Además, presentaría cercenamiento de sus pechos y otras heridas de arma blanca en los brazos, presumiblemente, provocados cuando se defendía del ataque. Elonce.com.

Con tecnología de Blogger.