La quita de subsidios al transporte público urbano: la nación recauda y las provincias y municipios lo afrontan


La quita de subsidios al Transporte Público Urbano de pasajeros tiene un claro ganador –el Gobierno Nacional- y varios perdedores –Las Provincias y Municipios del Interior del País-. La Juventud Peronista de Concordia repudia totalmente esta decisión en perjuicio de los que menos tienen, expresa la nota de la Juventud Peronista de Concordia, enviada a 7Paginas.

En esta oleada de políticas de ajustes y endeudamiento que lleva adelante el Gobierno Nacional a la fecha suma una víctima más: el transporte público urbano de pasajeros. El medio más usado por los trabajadores, los sectores humildes, los niños/as de las escuelas primarias, los estudiantes secundarios, terciarios y universitarios. Esta medida se encuentra inmersa en un plan de feroz ajuste de 400 mil millones que debe hacer frente el Gobierno Nacional al FMI. Y a esto hay que sumar la quita del mismo Gobierno Nacional a las Provincias y Municipios de los conocidos como “Fondos a la Soja”, con una suma de cerca de 100 mil millones de pesos.

En el mes de abril pasado, la Secretaría de Transporte de la Nación ha comunicado a la Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (FATAP) que a fin de este año iba a quitar los subsidios al Transporte Público Urbano de Pasajeros, trasladando la problemática a las Provincias del Interior y a los Municipios, sin el traslado de los respectivos fondos recaudados para tal fin.

De manera astuta, el Gobierno Nacional avanza en la decisión política, aunque en silencio la aplica. En ningún momento aclaró de donde provenían los Fondos de Subsidios para el transporte de colectivos urbanos. Ni más ni menos que de parte del precio obtenido por cada litro de nafta y gasoil comprado por todos los argentinos. El 41 % del valor de la nafta y el 37 % del valor del gasoil es recaudado por el Gobierno Nacional para distintos fondos, entre estos fondos, se encuentran el Fideicomiso de Infraestructura de Transporte –Decreto N° 976/2001- y las compensaciones tarifarias al Transporte Público –Decreto N° 652/2002-.

El Gobierno Nacional no aclaró que si quita los subsidios derivados de estos fondos, bajarían el precio de los combustibles. Tan solo transfiere el problema a las Provincias y Municipios y se reserva la recaudación de estos fondos. Dicho de otro modo, nos siguen cobrando un impuesto a todos, pero del subsidio se tiene que hacer cargo la Provincia y los Municipios, un verdadero atropello. No sucede lo mismo en las principales ciudades del país (léase electores), es decir en Capital Federal y Córdoba. Estas políticas terminan en lo que alguna vez describió el Ex Presidente Arturo Frondizi "...La Nación seguirá siendo un monstruo de cabeza enorme y cuerpo raquítico si nos somos capaces de reproducir a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio el milagro industrial del Gran Buenos Aires..."

Para la Provincia de Entre Ríos, la pérdida será cerca de 900 millones de pesos para los servicios urbanos de Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y La Paz. Mientras que para el Municipio de Concordia representaría en millones de pesos, cerca del 20 % del total de subsidios necesarios para que continúe el sistema de transporte tal como se viene planificando, situación de imposible sostenibilidad sin su correspondiente generación de recursos que lo hagan viable.

La Juventud Peronista de Concordia repudia totalmente la medida tomada por el Gobierno Nacional en detrimento de las Provincias del Interior del país, los Municipios, las pequeñas empresas y cooperativas de transporte y los grandes perjudicados en esta situación: los pasajeros, trabajadores, estudiantes, vecinos de barrios alejados, que deberán pagar el boleto de colectivo, en caso de no lograr una solución, a un precio de hasta $ 40 en un solo trayecto. Un trabajador de comercio que deba tomar colectivo ida y vuelta, dos veces al día, deberá gastar hasta $ 160 por día de trabajo. En 6 días trabajados a la semana $ 960, y al mes hasta $ 3.840. A un sueldo promedio, representará un 20 % de su salario tan solo el boleto de colectivo. Ni hablar que a los estudiantes se les hace imposible abonarlos. Así se confirmarían las predicciones de la vidente María Eugenia Vidal de que “los pobres no llegarán a la Universidad”.

La importancia y la lucha por el boleto de este transporte usado por los sectores populares, en otras épocas en la Argentina, ha derivado en secuestros y muertes de jóvenes de Centros de Estudiantes. Sin ir tan lejos en el tiempo, un suceso muy conocido fue “La Noche de los Lápices”. Y los representantes de Cambiemos a esto no le interesa en lo más mínimo. Tan solo pretende cumplir con las recetas del FMI y pagar la deuda eterna que adquirió.

En este contexto y ante tal situación el resultado no es más ni menos que la disminución en el uso del servicio y por ende, en la frecuencia de colectivos en las calles. La solución de los representantes de Cambiemos en la ciudad es que “¡Si hay pérdida de trabajo en el transporte que se vayan a pedir trabajo a otro lado!” (Palabras de la Concejal Reta de Urquiza, súbdita de Roberto Niez). Nuevamente el ajuste en “la Argentina de Cambiemos” se hace sobre los más pobres, quienes deben pagar la fiesta de la deuda externa de los cien años del Gobierno Nacional.
JUVENTUD PERONISTA CONCORDIA

Con tecnología de Blogger.