Entre Rios: ¿Quién manda en Cambiemos?


La oposición a Bordet carece de conducción. Desde que dejaron el gobierno nacional no hay un ordenador interno en la provincia. Frigerio sigue actuando, pero sin el poder de antes. Nunca se avanzó en la institucionalización de la alianza y sus principales partidos demoran sus internas por la pandemia. La Legislatura aparece como el espacio común.

Cambiemos lleva nueve meses fuera del gobierno nacional. En este tiempo, la alianza de la UCR y el PRO no se ha dado en Entre Ríos una organización interna que reemplace a ese ordenador político. La coalición nacida en 2015 siempre tuvo al gobierno nacional cumpliendo ese rol. Su ejecutor en la provincia fue Rogelio Frigerio, que en los cuatro años de gobierno hizo y deshizo desde el poderoso Ministerio del Interior.

En la etapa opositora, Cambiemos de Entre Ríos carece de una conducción política que la ordene. No hay un mandamás y tampoco una mesa de caciques que acuerden líneas políticas provinciales. La tan mentada institucionalización de la coalición, para lograr una conducción política más horizontal que contenga a todas sus partes, nunca prosperó mientras el jefe fue Frigerio. Pero tampoco avanzó después. Los radicales, que eran los que la pedían a gritos para ganar poder de decisión, dejaron de reclamarla a las puertas de un 2020 que estaría signado por la renovación de su conducción partidaria. En el proceso de buscar votos entre afiliados resentidos por el dominio que el PRO ejerció en el último lustro sobre la UCR, no convenía a nadie hablar de profundizar el acuerdo con los socios macristas.

De modo entonces que los radicales y los macristas siguieron cada uno por su lado. El PRO también tenía pendiente la renovación de autoridades partidarias que venían con mandatos vencidos de 2019.

Ante una pandemia que no cede, la UCR decidió aplazar su interna para el año que viene. Y aunque el PRO convocó a elecciones para noviembre, su realización estará sujeta a la autorización de la Justicia Electoral de acuerdo a cómo evolucionen las condiciones sanitarias.

Interbloque

Sin mesa política de conducción provincial y con sus principales partidos con procesos internos demorados, el espacio político institucional que sostiene a Cambiemos en Entre Ríos es el de la Legislatura provincial. Particularmente la Cámara de Diputados, donde se ha conformado un interbloque de 14 miembros, que reúne las bancadas de la UCR, presidida por Gustavo Cusinato; el PRO, presidida por Esteban Vitor; y el Movimiento Social Entrerriano de Juan Domingo Zacarías.
Agrandar imagenEn ese laboratorio legislativo se ejecuta un experimento de convivencia que le termina dando alguna unidad a Cambiemos en estos nueve meses de oposición. A pesar de las restricciones que impuso la pandemia, el diálogo viene siendo fluido dentro del interbloque que preside Cusinato y en general hubo acuerdos a la hora de votar.

La única excepción, o al menos la más ruidosa, se dio con los cuatro votos disidentes que hicieron caer la interpelación a la ministra de Gobierno Rosario Romero por el femicidio de Fátima Acevedo, que a principios de marzo golpeó muy fuerte al gobierno de Gustavo Bordet. La irrupción de la pandemia desactivó las poderosas protestas callejeras del colectivo feminista. Y a fines de abril, los cuatro diputados de Cambiemos que evitaron la interpelación (Acosta, Anguiano, Troncoso y Zacarías) impidieron que ese fuego se reavive. Se adjudicó entonces la jugada a Frigerio, por la cercanía de los cuatro legisladores con el ex ministro.

Pero no volvió a pasar. Fue una excepción que confirmó una regla. Y en estos meses de sesiones remotas primó la armonía en un interbloque que, si se mira bien, compone una representación bastante equilibrada de los distintos sectores internos, tanto de la UCR como de PRO:

Los siete de la UCR

Gustavo Cusinato. El presidente del interbloque de Cambiemos y del bloque de la UCR es uno de los referentes con más trayectoria política dentro de la corriente Illia, el espacio que ha hegemonizado la UCR en la última década y que ha tenido como rostro electoral a Atilio Benedetti.

Lucía Varisco. La hija del intendente de Paraná, Sergio Varisco es una de las dirigentes que se mantiene junto a quien ha sido el principal referente de la UCR y de Cambiemos en la capital provincial.

Eduardo Solari. Fue candidato a diputado por el varisquismo y actuó como espada política de la anterior gestión municipal de Paraná. Pero ahora es uno de los que protagoniza la diáspora del varisquismo tras la caída en desgracia del jefe, que cumple prisión domiciliaria por narcotráfico. Solari integra ahora el Centro Raúl Alfonsín, junto a los concejales de origen varisquistas Walter Rollandellli y Francisco Avero, en un espacio donde militan también dirigentes con muchos años en la UCR que provienen del montielismo.

Julián Maneiro. Fue secretario de gobierno del intendente de Crespo, Darío Schneider en el anterior mandato. Actualmente es uno de los armadores políticos en el proyecto provincial que construye Schneider para 2023.

Uriel Brupbacher. El ex intendente de Viale comparte con Manerio el armado político de Schneider en el departamento Paraná, del que participan una media docena de intendentes. Brupbacher y Maneiro tienen además buena sintonía con el diputado de PRO, Esteban Vitor, también con actuación política en el departamento.

Sara Mercedes Foletto. La ex viceintendenta de Alcaráz pertenece al sector interno que lidera Fabián Rogel. Se trata del espacio que contiene en sus filas a otro aspirante a la gobernación, el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, que ya ensayó unos pasos en ese sentido en el proceso electoral de 2019.

Gracia Jaroslavsky. La exintendenta de Victoria, hija del legendario Chacho Jaroslavsky, ha venido representando posiciones críticas al macrismo en las últimas internas. Aunque también supo aliarse a Benedetti, se la cuenta siempre en las filas “opositoras” dentro de la interna radical.

En el PRO

Esteban Vitor. El jefe de la bancada de PRO ha sido uno de los más severos críticos del gobierno de Bordet. A principios de la cuarentena marcó un fuerte contraste en este sentido con su par Manuel Troncoso, muy cercano a Frigerio, uno de los referentes dialoguistas de Cambiemos en el orden nacional. Sin embargo, esto no necesariamente ubica a Vitor dentro de los “halcones” de la coalición. En Entre Ríos la oposición ha sido mucho más moderada que en la Nación. Un buen ejemplo es el tono no confrontativo que usó Vitor en sus fuertes planteos durante la interpelación al ministro Hugo Balay por el contrato de agente financiero con el Bersa, uno de los caballitos de batalla del diputado del PRO con el que corrió por izquierda al peronismo.

Ayelén Acosta. Fue autora de uno de los cuatro votos que evitaron la interpelación a Romero por el caso Fátima, junto a Troncoso, Anguiano y Zacarías. Sin embargo, no ha sido una dirigente que responda a Frigerio. Aunque en la interna de Paraná jugó, junto a Josefina Etienot, en contra del ex concejal Emanuel Gainza, a quien Frigerio impidió el pegado de su boleta con Macri – Pichetto en 2019. Gainza mantenía buen vínculo con Marcos Peña, el enemigo de Frigerio en el gabinete de Macri. Y Vitor apoyó a Gainza en la interna de Paraná, aunque siempre mantuvo buen vínculo con Acosta.

Nicolás Mattiauda. En su paso por el Senado provincial en el anterior período, conformó un perfil que mantuvo en Diputados, como representante de los intereses del sector agropecuario, siempre cercano al senador nacional Alfredo de Angeli. Desde ese lugar ha mantenido autonomía tanto de Frigerio como del propio Macri.

Jorge Satto. El presidente de la departamental de Concepción del Uruguay es un referente histórico del PRO de esa ciudad y reúne un perfil parecido al de Mattiauda, en el sentido de no responder a una conducción nacional determinada.

Martín Anguiano. Es el más frigerista de la Cámara. De muy bajo perfil público, su principal capital político es su cercanía al ex ministro, con quien es socio en emprendimientos inmobiliarios en el Delta.

Manuel Troncoso. Oriundo de Concepción del Uruguay, vivió en la ciudad de Buenos Aires, donde militó en el peronismo. Pasó por el Pami y ocupó la dirección nacional de Asociaciones Sindicales del Ministerio de Producción y Trabajo en el gobierno de Macri. Tiene una relación política cercana a Frigerio.

Juan Domingo Zacarías. Conforma el bloque unipersonal del Movimiento Social Entrerriano, uno de los partidos satélites de Cambiemos de Entre Ríos. Aunque tiene bloque aparte de PRO y se reivindica como pata peronista de Cambiemos, fue candidato por decisión de Frigerio y responde a su conducción.
Fuente: Página Política

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.