Un juez de Metán cita a declarar a un niño de nueve años por rayar un auto


Un vecino acusó al niño de “rayar un auto”. Policías uniformados llegaron a su casa para hacerlo firmar una identificación y luego lo citaron para presentarse ante un juez. "Mami yo no hice nada", dijo el chico en medio de una crisis de llanto.

La justicia de Metán Salta, citó a declarar a un niño de tan solo nueve años por “rayar un auto”. El caso generó una gran polémica por lo insólito del hecho teniendo en cuenta que se trata de un menor.

Ramón Alberto Haddad, juez de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán y quien tiene en sus manos el caso, al ser consultado por El Tribuno, explicó: “No estoy acostumbrado a dar entrevistas respecto de lo que se hace o no se hace. La verdad es que se esta actuando conforme a derecho. Ayer (por el lunes) vino la mamá del niño y se le explicó absolutamente todo”.

Al ser consultado sobre si un niño de nueve años no es inimputable y si no es tratado como un delincuente, respondió: “Si, es inimputable. No está recibiendo trato de ninguna manera. Estoy cumpliendo con lo que dice la ley. Se lo cita a una declaración de conocimiento directo como dice el papel, no a indagatoria”.

Y añadió: “El juez tiene que investigar, el juez de menores, la circunstancias por la cual se formuló la denuncia”

Al ser preguntado sobre si no interviene una asesoría de menores, contestó: “Se notifica a todas las partes, así que está notificada asesoría, esta notificada la defensoría y cuando llegue el momento de la audiencia vendrán todos, incluso su mamá”.

Sobre si no resulta desmedido el proceso judicial por la sola y supuesta acción de rayar un auto, contestó: “Yo no voy a seguir hablando del caso, le pido mil disculpas”. El Tribuno también dialogó con Karina Singh, asesora de incapaces 2 de Metán. “El expediente no llegó a notificación a mí. No ingresó a la asesoría, pero ingresaría próximamente”, aseguró.

“Mami yo no hice nada”

“Notifico a Ud.que deberá comparecer ante el citado Tribunal, munido de DNI, barbijos y respetando las normas de distanciamiento social, acompañado de uno de sus progenitores, bajo expreso apercibimiento de ley... a efectos de prestar declaración de conocimiento directo. Queda Ud. debidamente notificado”, dice la cédula que le llegó al niño de Metán a su casa. El “denunciado”, de apenas nueve años, fue acusado de rayar un auto por un vecino a quien, previamente, la madre del niño había denunciado por amenazas y agresiones.

Unos días antes de que le llegara la notificación, una patrulla policial con personal uniformado llegó a la casa del niño para realizar un procedimiento de “identificación” del acusado de dañar la pintura del vehículo. Lo obligaron a firmar la constancia de este operativo según el testimonio de su madre, una conocida periodista de Metán.

“Se asustó tanto que lloraba y me decía ‘mami yo no hice nada’. Firmó con uno solo de sus nombres porque no podía escribir el otro por los nervios y la angustia que tenía”, relató la madre.

La periodista detalló a El Tribuno que ella luego fue al juzgado que interviene en la causa para pedir información y que el secretario le contestó que era el procedimiento normal para estos casos, pese a que se trata de un niño al que no se le puede imputar un delito. La comunicadora también aseguró que pudo averiguar que la asesora de menores de Metán no había sido notificada de las actuaciones, como debiera haber ocurrido por tratarse de una causa en la que están involucrados los derechos de un niño.

Sin cámara gesell

“No quiero que mi hijo se tenga que sentar ante un juez para que lo indague sobre la falsa denuncia que le hicieron, porque más allá de que sea inimputable y la causa no pueda avanzar, es una situación muy traumática que no quiero que afronte. Pregunté si se usaría la cámara gesell pero me dijeron que no, porque eso es solo para las víctimas de abuso”, dijo la madre.

La periodista aseguró que el denunciante de su hijo es un hombre que vive en su mismo edificio y a quien ella viene denunciando por distintas agresiones. Incluso relató que llegó a tirarle ladrillos en las ventanas de sus viviendas.

La comunicadora también aseguró que las agresiones hacia ella y sus hijos se relacionan con un intento de silenciarla por distintas situaciones irregulares que viene sacando a la luz en Metán. “Todo esto se originó a raíz de publicaciones en las que vengo exponiendo los incumplimientos a las normas sanitarias que rigen por la pandemia en Metán”, sostuvo.

La mujer también detalló que, a raíz de las amenazas y ataques que sufrió, ella y sus hijos tienen una consigna policial permanente en el edificio donde viven.

El denunciante aseguró de que se enteró de quién había dañado su vehículo por un mensaje de voz que le mandó un vecino, sin embargo luego este testigo cambió su versión. Primero habría dicho que el niño ahora acusado estaba solo pero luego aseguró que estaba con otro amigo del barrio.

La audiencia en la que el niño deberá sentarse a frente a un juez como cualquier imputado está programada para el 19 de abril a las 10 de la mañana. La cédula policial aclara que la citación se realizó “a requerimiento del Tribunal de Juicio Sala 2” en la causa sobre daños y perjuicios “a cargo del juez Ramón Alberto Haddad.”

“Cualquiera que conoce a mi hijo sabe que es imposible que haya hecho algo así, pero si lo hubiera hecho claramente es inimputable y, por su edad, no puede reconocer gravedad de los hechos”, finalizó la madre.

El denunciante del niño y su pareja, a juicio

Un dato no menor es que hace tres horas, el sitio Fiscales Penales difundió que los fiscales penales Mónica Poma, Gonzalo Gómez Amado y Nicolás Rodríguez López requirieron juicio para Leonel Washington Ifran, de 38 años, quien denunció al niño de 9 años por supuestamente rayar su auto y la pareja del hombre, Rosana Fernández, de 32 años. El primero está acusado de ser autor del delito de amenazas y la mujer está acusada de ser autora de los delitos de amenazas y desobediencia judicial.

La acusación contra Ifrán es por un hecho ocurrido el pasado 12 de enero, cuando con una actitud violenta, agredió verbalmente a la madre del niño de 9 años, la amenazó y arrojó un elemento contundente contra su vivienda.

En tanto, la acusación contra Fernández, se vincula a las amenazas que la mujer profirió a la comunicadora, ocasionándole temor y por desobedecer una orden de medidas restrictivas dictada por el Juez de Garantías 2 de Metán.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.