“La Justicia no nos van a devolver a Lara, pero vamos a luchar”, dijo su mamá


Familiares de Lara Arreguiz presentarán demanda judicial por “desatención en los efectores de salud pública” a los que concurrió la joven. “Amaba la vida, los animales y odiaba las injusticias”, dijo Claudia, la mamá.

Claudia Sánchez, de 47 años, es la mamá de Lara Arreguiz, la estudiante de veterinaria que falleció el viernes pasado a los 22 años por Covid-19, luego de buscar durante días una cama para su atención y hasta incluso dormir algunas horas en el piso de un hospital de esta capital. Claudia sigue aferrándose a su fortaleza interior para enfrentar lo ocurrido y lo que queda por delante.

Según confió la mujer a La Nación, en diálogo telefónico desde su vivienda del barrio Esmeralda Este, al norte de esta capital, tiene decidido presentar una demanda judicial por la desatención en los efectores de salud pública a los que concurrió, en una búsqueda infructuosa para que su hija recibiera atención adecuada.

Además, evalúa una iniciativa que tendrá directa relación con lo que sufrió su hija: buscará que alguien se interese en impulsar un proyecto de ley para que los insulinodependientes consigan ser considerados prioritarios para cualquier tratamiento sanitario.


Claudia tiene ahora que cobijar a sus otros tres hijos, dos mujeres y un varón. “Camila, de 19, está destruida por lo que le sucedió a su hermana. Hace días que no sale de su habitación. Era la ‘compinche’ de Lara, la que tenía una relación intensa. Los otros hermanos son Theo, de 14, e Isabella, de 9. Sufren, por supuesto, a su manera. Permanecen largo tiempo en silencio como tratando de entender qué le sucedió a Lara”, explicó.

Sobre el accionar del hospital, la mujer expresó que “estoy muy enojada con el director del Hospital Iturraspe porque dice en los medios que Lara murió en terapia intensiva de un hospital donde estuvo cuatro días internada. Pero no dice que la familia estuvo un día y medio buscando una cama. Tampoco se hace cargo de la prioridad que significa un paciente insulinodependiente, como era mi hija”.

“La Justicia no nos van a devolver a Lara, pero vamos a intentar que lo que a ella le sucedió no le ocurra a otro insulinodependiente. Los tres médicos que me enviaron a casa a que espere cómo podía evolucionar el estado de Lara, que piensen en la gente. Sé que hay un colapso por la pandemia. Pero los médicos seguían atendiendo por las listas que tenían y nunca aceptaron mirar hacia mi hija que se estaba muriendo”.

Al ser consultada sobre si recibieron disculpas de parte de las autoridades sanitarias, agregó que “nadie se acercó, ni siquiera por respeto a expresar sus condolencias. Eso también duele”.

Quién era Lara, según su mamá

Claudia, la describió como “una chica que amaba la vida, los animales, y odiaba profundamente las injusticias. Luchaba por eso, por establecer mayor igualdad. Era muy sensible. Hoy recuerdo que muchas veces me decía que observaba a ciertas personas, o situaciones que provocaban esas personas, y que le daban ‘cositas’. Nunca alcanzó a definir qué eran esas ‘cositas’. Tal vez malos procedimientos, prepotencia. Ella se expresaba así”.

Según su mamá, Lara deja el mensaje de que “hay que luchar, no quedarse callado. Luchar por el derecho a la vida, especialmente. Ella luchó por sus caballos, por sus perros, por todos los animales. Decía que lo hacía porque ellos no tenían quién los defienda”.

“Mi hija recogió y crio muchos animales. Fuimos a Esperanza a buscarlos. Son dos perros, dos gatos, uno recién adoptado. A una gatita ciega se la llevó una amiga”, comentó.

Último mensaje a su hija

Al finalizar, la mujer contó en los últimos momentos de Lara “estaba en terapia y pude observarla desde afuera, ya estaba encogida, no miraba. Le escribí un mensaje por WhatsApp donde le decía: ‘Te amo hija. Vas a salir de esta porque sos fuerte como yo’. Lo vio, pero ya no me contestó. Ahí comprendí que se estaba yendo de esta vida”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.