Turismo rural dentro del abanico de posibilidades


Estudiantes de escuelas agrotécnicas vivenciaron el turismo rural con el propósito de que la actividad pueda ser considerada una opción en su futuro laboral.

Alumnas, alumnos y docentes de las escuelas agroetécnicas de Concordia: N° 24 San Martín y N° 152 Manuel Calderón, realizaron circuitos de turismo rural en dos establecimientos: Complejo San Isidro, en Puerto Yeruá y La Angélica en Concordia. Entre los objetivos planteados se destaca la posibilidad de vivenciar experiencias de turismo rural para conocer la actividad, generar nuevos saberes y vincularse con la naturaleza para valorarla, cuidarla y conservarla.

Los cursos de 5to año de la escuela San Martín se congregaron en la plaza principal de localidad de Puerto Yeruá donde fueron recibidos por personal de la Dirección de Turismo del Municipio y de INTA. Realizaron un recorrido histórico en forma de caminata que incluyó la plaza, la municipalidad, una parada en la barranca costera, el puerto, el excomercio de ramos generales “Rodriguez y Baliña” y la Iglesia San Isidro Labrador. Posteriormente se acercaron al complejo San Isidro en donde Lorena y Martín, sus propietarios comentaron el modo en el que se iniciaron en la actividad, los proyectos en marcha y a futuro y la esencia del emprendimiento que contempla el cuidado y la protección de las especies animales y vegetales que se encuentran en la reserva Villa Carmen, dentro del predio.

El segundo emprendimiento, La Angélica, ubicado sobre la ruta 15 en Concordia, fue visitado por los 6to y 7mo años de la escuela agrotécnica Calderón. Fueron recibidos por Rafaela personal del establecimiento quién guio a los cursos por los distintos senderos: allí brindó sus conocimientos sobre árboles de más de 200 años, aves de la zona, palmar de butia yatay, tajamar, productos derivados de las plantas, narrando también a su paso la historia productiva tambera del establecimiento. Martín, propietario del emprendimiento, comentó también la forma que, con constancia pero con el objetivo claro, fueron dándole forma junto con Valeria, a este sueño hecho realidad.

Las historias de los emprendedores, sus esfuerzos y los desafíos que tuvieron que afrontar y la red de actores locales vinculados a estos proyectos fueron uno de los ejes a tener en cuenta al momento de los relatos.

En ambos casos, técnicos de INTA, institución organizadora de toda esta experiencia, explicaron qué es el turismo rural, como trabaja la institución en la temática, el interés por el desarrollo de las localidades rurales y cómo esta actividad puede ser una alternativa laboral y de estudio para las y los jóvenes una vez que finalicen la escuela secundaria.

Estas acciones se enmarcan dentro del Proyecto Específico Juventud y Arraigo I220, la red de conocimiento de Turismo Rural I700, el Proyecto Local Aportes a la diversificación productiva y el agregado de valor en el Noreste de Entre Ríos y el proyecto local Contribución a la mejora en la oferta de mano de obra calificada y mecanización en producciones locales.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.