El Tribunal de Cuentas confirmo que el presidente del PRO direccionó millonaria obra pública

El Tribunal de Cuentas confirmó las sospechas de direccionamiento de millonarias contrataciones directas en favor de la empresa SALPER SRL, adjudicadas por el intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein. El precio pagado a la firma, que no tenía “ningún tipo de experiencia” en el rubro, fue “significativamente mayor” a otras ofertas rechazadas por cuestiones “formales”, dijo el organismo. Tras la publicación que motivó la auditoría, Hein intentó desacreditar la denuncia de este medio atribuyéndola a cuestiones político electorales.


Un reciente Informe del Tribunal de Cuentas de Entre Ríos, realizado a partir de una investigación periodística de NOTICIAUNO, confirmó las graves irregularidades denunciadas en la contratación de una millonaria obra pública que el intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein, adjudicó, sospechosamente, de manera directa a la empresa SALPER SRL, una firma sin experiencia en el rubro y sin empleados, inscripta como contratista apenas unos días antes de que se le adjudicara la obra, que superaba el año pasado los 13 millones de pesos.

El organismo de control corroboró que la contratación directa de SALPER SRL, que empleó personal recién después de quedarse con la obra, fue dispuesta por el jefe comunal luego de que fracasaran dos licitaciones anteriores en las que, llamativamente, se rechazaron ofertas más convenientes de otras empresas “por incumplir requisitos formales” que, sin embargo, no se exigieron a SALPER SRL. Para allanarle el camino a dicha empresa, las firmas que habían sido rechazadas en las licitaciones no fueron invitadas a presentar ofertas en las contrataciones directas que posteriormente dispuso Hein, que, según el organismo de control, “no pudo fundamentar las razones por las cuales fue seleccionada en tres contrataciones directas la firma SALPER SRL”. El dato que más complica al intendente de Basavilbaso -que podría derivar en una causa penal- y que confirma el sospechado direccionamiento de la obra pública, es que el Tribunal detectó que el precio pagado a SALPER SRL fue en una de las etapas “un 49,37% superior a la oferta que fue rechazada en el procedimiento licitatorio”, que el intendente dio por fracasado, claramente en beneficio de una firma que debutó en la obra pública de la mano del jefe comunal de Cambiemos y presidente del PRO de Entre Ríos.

Como denunció Noticiauno en septiembre de 2017, el intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein, “direccionó una obra pública millonaria” a favor de una empresa “de albañilería” que no tenía experiencia en el rubro ni planta de personal, y que se inscribió como contratista apenas unos días antes de que el intendente de Cambiemos le adjudicara una obra de más de 13 millones de pesos. La empresa se inscribió como empleadora en AFIP después de haber resultado adjudicataria de la contratación.

Vale destacar que el intendente Hein y varios de sus funcionarios intentaron desacreditar la denuncia de este medio tildándola de “falsa” y mezclando el trabajo periodístico con cuestiones político electorales.

El Tribunal de Cuentas confirma ahora que la contratación fue “un traje a medida” de la empresa que se quedó, irregularidades mediante, con la obra más importante de Basavilbaso, de manera directa y por vía de excepción. Según concluyó el organismo de control, una de las etapas de la obra le costó a los vecinos de la ciudad casi 50% más de lo que debía costar.



El Tribunal auditó la adjudicación directa efectuada por la Municipalidad de Basavilbaso a favor de la empresa SALPER Constructora SRL, luego que se declararan fracasadas dos licitaciones previas, en las que se rechazaron propuestas de otras firmas constructoras por cuestiones meramente “formales”.

Los Jefes del Cuerpo de Auditores del organismo, le requirieron al intendente Gustavo Hein que informara si las empresas “cuyas ofertas fueron rechazadas por cuestiones formales fueron invitadas a presentar ofertas en las contrataciones directas que posteriormente se dispusieron con motivo de haberse considerado fracasados dichos procedimientos licitatorios”.

Asimismo le solicitaron que informe “cuál fue el proceso de selección realizado que culminó con la elección de la empresa SALPER SRL para las contrataciones directas que fueron aprobadas por decretos 1208 y 1209, ambos de fecha 15 de agosto de 2017”, que totalizan más de 13 millones de pesos (cuando el dólar costaba ...).


-Las firmas que fueron rechazadas en las licitaciones y que podían competir con SALPER SRL en la instancia posterior de contratación directa no fueron invitadas a presentar ofertas. “Fueron excluidos de la invitación a cotizar”. “El rechazo estaría fundado básicamente en la condición tributaria ante ATER y AFIP”, observó el organismo.


-Pese a que el intendente Hein le dijo al Tribunal que el Municipio envió invitaciones a varios oferentes para que cotizaran la obra, se detectó que toda la documentación del intendente “carece de formalidades, ya que se trata de copias de emails, donde por otra parte no consta el destinatario del mismo, sino su dirección electrónica”.


-“Tampoco se ha aportado información que presuma que para invitar a estos proveedores se hubiera constatado el requisito de las condiciones tributarias por las cuales se excluyó a otras empresas (...)” que no pudieron competir con SALPER SRL, agrega el informe de Auditoría.


Dicho de otro modo: El intendente declaró fracasadas dos licitaciones porque los oferentes no cumplieron requisitos tributarios, pero a la empresa SALPER SRL, a la que le adjudicó la obra de manera “directa”, no le exigió esos mismos requisitos.

-El Tribunal constató también que “las cotizaciones presentadas (por los supuestos oferentes invitados por el municipio) son totalmente disímiles”, a tal punto –agrega- que una de las ofertas realizadas totaliza 24 millones de pesos, cuando otra oferta asciende a 3.800.000 pesos.

-El organismo de control de la contratación determinó que “se han detectado diferencias económicas si se comparan las ofertas que fueron rechazadas por cuestiones formales y los precios de la adjudicación directa, que fueron más elevados”.

Sobre este punto, el Tribunal detalla:

“Ejemplo: por decreto 1208/17 de fecha 15 de agosto de 2017 se contrata en forma directa a la empresa SALPER SRL por la suma de $4.683.050,75, un 49,37% superior a la oferta que fue rechazada en el procedimiento licitatorio que ascendía a $3.135.267,55. Por otra parte, el presupuesto oficial para esta etapa había sido estimado en $2.903.087,88”.

“Ejemplo: Por decreto 1209/17 de fecha 15 de agosto de 2017, se contrata en forma directa a SALPER SRL, por la suma de $8.580.227,29, superior a la oferta que fue rechazada en el procedimiento licitatorio de $8.397.002,15”.



Una tercera contratación sospechosa concedida a la misma firma. El mismo informe de auditoría observó la Licitación Pública Nº 9 del año 2017, en la que:


Dos semanas después, Gustavo Hein por decreto “dejó sin efecto esa adjudicación” a Olave, argumentando que la empresa no podía cumplir la garantía que el Municipio le exigía.

Finalmente, Hein firmó un nuevo decreto readjudicando la obra “en forma directa por vía de excepción”. ¿A quién? Otra vez a SALPER SRL, que cotizó un monto idéntico que la empresa desplazada.

La observación del Tribunal de Cuentas sobre el precio de la obra es un llamado de atención también al Concejo Deliberante, que ratificó lo dispuesto por Hein en favor de Salper SRL, pese a ser significativamente mayor a otras ofertas. En ese aspecto, el Tribunal de Cuentas destacó que “si bien las contrataciones directas fueron ratificadas por ordenanza, surge claramente, especialmente en la aprobada por Decreto 1208/17, que el precio contratado en forma directa (a SALPER SRL) es significativamente mayor a la oferta que fue rechazada por cuestiones formales”.

- El informe agrega que “no es razonable” por parte del Municipio haber excluido de la contratación efectuada por vía de excepción a un oferente por razones formales, “atento a que su oferta no fue dejada sin efecto por cuestiones de calidad de los bienes y servicios ofertados”.


-Terminante, los auditores remarcan que “No se han fundado las razones por las cuales fue seleccionada para la ejecución de estas tres contrataciones directas en septiembre de 2017, una empresa que, de acuerdo a sus constancias de inscripción ante AFIP, se inscribe como empleador a partir de ese mismo mes. En consecuencia, entendemos que no tendría ningún tipo de experiencia en la ejecución de estas obras, no obstante que su contrato de constitución sea del 11 de agosto de 2016”.





El informe que detectó las irregularidades enumeradas fue remitido al Concejo Deliberante recientemente, el día 22 de octubre, mediante Oficio Nº 1213.

Vale recordar que los decretos que firmó el intendente Gustavo Hein mediante los cuales adjudicó las obras a la empresa SALPER SRL fueron ratificados por ordenanza SOLO CON EL VOTO DE LOS CONCEJALES DE CAMBIEMOS, en la sesión del 12 de septiembre del año pasado.

En esa sesión, la concejal de Cambiemos Margarita Rodríguez dijera que “la empresa SALPER SRL cuenta con el capital humano que le permite encarar obras de la importancia que se proyectan en la ciudad”, siendo que la documentación de AFIP revelaba que LA EMPRESA NO CONTABA CON NINGÚN EMPLEADO AL MOMENTO DE FIRMAR EL CONTRATO CON EL MUNICIPIO, cuestión que un año después no pudo explicar el intendente cuando fue requerido por el Tribunal de Cuentas de la provincia.

Las irregularidades reveladas por NOTICIAUNO y que ahora confirma el Tribunal de Cuentas de la provincia, en una obra pública que representó, al momento de ser adjudicada, una importantísima porción del presupuesto municipal de Basavilbaso, ameritan una investigación judicial.
Informo Noticiauno a 7Paginas

Con tecnología de Blogger.