Los municipios costeros y la contaminación del río Uruguay y el lago de Salto Grande


Una materia pendiente en la que todos, la provincia incluida, juegan a mirar para otro lado. La Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM) lleva adelante un proyecto de saneamiento.

El tema, que tratamos varias veces en nuestras páginas y en oportunidades charlamos con Julio Fochesatto, miembro de la Delegación Argentina en la CTM, y también con Gabriel Guiano, titular del Colegio de Profesionales de la Agronomía de Entre Ríos (CoPAER), tiene solución, pero hay que abocarse a esa tarea con decisión.

En esta semana se informó que este año las emisiones de dióxido de carbono habrán aumentado un 2,7 por ciento para alcanzar las 37,1 giga toneladas. Para los investigadores del Global Carbón Project -quienes siguen muy de cerca este tema- eso significa que el efecto invernadero que sufre la humanidad ha llegado a un punto nunca antes visto, todo producto de la emisión global indiscriminada de combustibles fósiles y de la industria.

Lamentablemente, cualquier solución a este gran problema ambiental, tal vez el más importante de todos, no está emparentada con nosotros sino con las grandes potencias como Estados Unidos, Europa, China y Japón, quienes siguen siendo los grandes consumidores de carbón a escala global.



La región

Pero en la región en que vivimos hay otras cuestiones que nos pegan más de cerca y donde la responsabilidad primaria no es de los gobierno centrales sino de las administraciones locales, y muy posiblemente también de la provincia. Y es a partir de ahí donde una contribución como vecinos es posible y bien puede ayudar a hacer una diferencia. Puntualmente nos referimos a los cursos de agua, y al rol que tienen los municipios de la provincia sobre la costa del Uruguay, en la contaminación del río y de sus afluentes. Aunque se hable poco y se sepa menos aún, las municipalidades son quienes más contaminan al Uruguay -en esta parte de su curso- y sus tributarios, incluidos arroyos varios y también al río Gualeguaychú.

Es interesante mencionar lo publicado por El Entre Ríos: “Aguas abajo de Salto Grande, Concordia, Colón, San José, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, todos ellos sin excepción contaminan el río Uruguay”. Esto habìa sido advertido a Inquietudes (Canal 4 Chajarí), Julio Fochesatto, hace ya algún tiempo.

Los municipios tienen una enorme deuda ambiental pendiente con todos quienes comparten con ellos este ámbito natural, en particular aguas abajo de la represa de Salto Grande e incluyendo a Concordia, San José, Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú. Aunque más matizado, nada mucho mejor baja desde el las ciudades del lado uruguayo. Pero también debemos poner atención en municipios que están al Norte de la represa: Federación y Monte Caseros, por ejemplo.

Las deficiencias son varias. Van desde piletas de tratamiento de aguas desbordadas, fracturadas o con fallas, como son los casos de Colón, vía el arroyo De la Leche, y de San José, vía los arroyos Perucho Verna y Artalaz, hasta directamente su ausencia, lo que hace que por ejemplo en ciudades como Concordia la materia fecal vaya al río desde un gran caño cloacal. Claro que siempre hay una regla de oro que se respeta, y si no siempre, casi.

Las pérdidas se registran siempre río abajo, con la idea de que el perjudicado sea no el emisor sino todo aquel que reside más al sur. Tal vez una excepción sea la de Gualeguaychú, donde a este tipo de conta minación que llega a la orilla del río homónimo se le agrega otra, la que viene desde el Parque Industrial de esa ciudad.



La CTM

La CTM, según informó Fochesatto en julio de 2017 a CHAJARI AL DIA, lleva adelante medidas en resguardo del medio ambiente, asegurando que “se hizo un relevamiento para saber cómo están las localidades de la región en cuanto a las plantas de tratamiento y basurales a cielo abierto, y en los tratamientos de efluentes cloacales, ya que muchos de ellos desembocan en el embalse. Nuestro propósito es colaborar con estos municipios para que puedan contar, en un plazo no mayor a nuestra gestión, con el tratamiento de residuos y el diagnóstico de las plantas cloacales, para permitirnos sugerirles las medidas correctivas”.

Fochesatto remarcó entonces que si esta situación no se revierte, “el embalse se convertiría en un basural, por eso hay que avanzar de manera inmediata en este tema”.

Este es uno de los motivos por los cuales la CTM -al decir de Fochesatto- colaborará con los municipios para ayudar en soluciones para el medio ambiente.

Cierto es también que los municipios, por años, no pensaron, no trabajaron ni invirtieron en soluciones de fondo como lo son las plantas de tratamiento de residuos y los mecanismos para evitar que los líquidos cloacales lleguen sin tratamiento al lago o a arroyos que terminan en el lago, y por ende lo contaminen.

Hay que actuar pensando en qué se le dejará a quienes vendrán.



Brasil

Pero también hay que tener en cuenta otros puntos cuando se habla de la contaminación del río Uruguay. La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), integrada por Argentina y Uruguay, en realidad sólo se ocupa de un tercio del extenso recorrido de este extenso curso de agua que tiene 1.800 kilómetros. Unos 1.300 km se ubican en territorio brasileño o compartido con la Argentina.

El tramo a cargo de la CARU es el embudo, el recorrido final, que recibe todo lo que viene de río arriba. El 32 por ciento del río corre por territorio brasileño, un 38 por ciento es límite argentino con Brasil y solo un 30 por ciento con el Uruguay. Es difícil entender cómo se podría evitar la contaminación  del último tramo sin trabajar en los dos tercios del recorrido anterior. Sin embargo, desde su creación en 1975, la CARU siempre fue binacional. Hay aquí, por tato, un problema grave.

La contaminación que viene de Brasil en el río Uruguay se da por el desecho de los agroquímicos de los campos o por las industrias, se informò hace un tiempo desde la CARU.

Tal vez la solución sería pedir desde la CARU que Brasil se incorpore al tratado internacional para que haya un manejo tripartito del río.



Con tecnología de Blogger.