Vélez goleó a Temperley y tomó aire para la próxima temporada

Respira Vélez, luego de lograr el objetivo primario de escaparle a la zona roja de los descensos. Ahora no puede descuidarse y cada punto cuenta para sumar y engrosar su promedio de cara a la próxima temporada de la Superliga. Por eso, el triunfo por 4-2 conseguido en la cancha de Temperley inunda de alivio a Liniers.

Pese al resultado, no fue un partido sencillo para el equipo de Gabriel Heinze. Sin Santiago Cáseres -una de las jóvenes figuras fortineras- por una decisión del entrenador, fue Lucas Robertone el que lo suplió con fútbol y goles.

La historia comenzaba bien en el Alfredo Beranger. A los cinco minutos, Hernán De La Fuente desbordó por derecha, llegó al fondo y sacó el centro pasado que el Monito Vargas recibió y sacó un remate cruzado para el 1-0.

Vargas manejó los hilos de Vélez y apareció otra vez a los 22 minutos pero para asistir a la otra figura de la cancha, Mauro Zárate. El 9 sacó un derechazo cruzado para aumentar la ventaja del equipo de Heinze también en el marcador.

Pero el partido iba a comenzar a complicársele a Vélez. Antes de la media hora, peinaron un córner desde la derecha y Di Lorenzo, parado en el segundo palo y pese a las protestas por un presunto offside, cabeceó para descontar y sellar el 2-1 del primer tiempo.

El panorama se oscureció para Vélez en el arranque del complemento. A los siete minutos, Ozuna picó por la izquierda, De La Fuente no llegó a despejar la pelota y el delantero aprovechó el hueco de Rigamonti para meter la pelota junto al primer palo.

Entonces apareció Zárate, ya con la cinta de capitán por la salida de Cubero, para con jerarquía escaparse en una contra y conseguir la falta que le valió la expulsión al arquero de Temperley y el tiro libre a favor de Vélez.

Pese a lo que muchos esperaban, del tiro se hizo cargo Robertone. Con una impecable definición al palo del arquero, el Payaso volvió a poner en ventaja a Vélez en Turdera.

Antes del final del partido, y con el local con nueve hombres por la roja a Matías Nani por doble amarilla, Robertone le puso el sello a una contra manejada con inteligencia por el Monito Vargas, para darle el pase a su compañero en el momento justo.

En el final, la expulsión de Federico Fattori dejó a Temperley con nueve hombres y ya sin chances de ilusionarse con el empate, pese a que antes del segundo gol de Robertone lo había tenido en un tiro libre.

En la otra vereda, Vélez sumó tres puntos muy importantes para engrosar su promedio de cara a la próxima campaña, en la que buscará ya no pensar en el descenso todo el año como le ocurrió en esta Superliga.



Con tecnología de Blogger.