Mateo Bolívar explicó los motivos de su salida de Estudiantes de Concordia


A pesar de tener un año más de contrato, Mateo Bolívar no pudo continuar en el plantel de Estudiantes de Concordia que jugará la Liga Nacional de Básquetbol. Los dirigentes le indicaron al final de la temporada pasada que por motivos presupuestarios no podían cumplirle lo que habían firmado y tuvo que rescindir el vínculo. “En ese entonces salgo al mercado, con la idea de igualar lo que tenía en Estudiantes, o de mejorarlo en caso de ser posible. Pero en estos dos meses y medio de receso no se me dio”, confesó el escolta y reconoció que no retornó al Verde porque no estaba en la consideración del nuevo DT Eduardo Jápez. “Hace 10 días me comuniqué con un dirigente del club, que me comentó que no iba a tener lugar y que el nuevo entrenador no quería contar con mis servicios. En ese punto, tuve que salir obligado al mercado en búsqueda de un equipo”, contó el pergaminense que arregló con Quilmes de Mar del Plata. “Estoy muy contento con este nuevo desafío”, afirmó.

La salida de Mateo Bolívar de Estudiantes de Concordia sorprendió en este mercado de pases de la Liga Nacional de Básquetbol. Si bien tenía contrato con el Verde, la institución no iba a poder afrontar los costos por una reducción presupuestaria para la próxima temporada y eso derivó en su rescisión para llegar a Quilmes de Mar del Plata.

Acerca de la situación que vivió, el perimetral dio detalles: “A los 10-15 días de haber terminado la última temporada, le informaron a mi representante que por la situación económica del club se iba a complicar el cumplimiento del segundo año de contrato, que ya estaba pactado. En ese entonces salgo al mercado, con la idea de igualar lo que tenía en Estudiantes, o de mejorarlo en caso de ser posible. Pero en estos dos meses y medio de receso no se me dio; estábamos en contacto con mi representante y estaba la chance de volver a Estudiantes porque tenía contrato ahí; ellos se estaban armando y sinceramente no me veía mucho lugar en el equipo”.

Y agregó: “Hace 10 días me comuniqué con un dirigente del club, que me comentó que no iba a tener lugar y que el nuevo entrenador no quería contar con mis servicios. En ese punto, tuve que salir obligado al mercado en búsqueda de un equipo y en este lapso estuvo Argentino (de Junín) en carpeta y también surgió la posibilidad de Quilmes. Después de unos días bastante intensos, en los que mi cabeza no estuvo del todo tranquila, gracias a Dios pude encontrar en Quilmes un lugar en donde poder llevar a cabo mis servicios. Estoy muy contento con este nuevo desafío, ojalá que sea un gran año”.

A pesar de lo inesperado de su partida del club entrerriano, Bolívar consideró “muy positivo” su paso por el Verde. “Creo que fue un paso muy positivo. En lo personal siento que crecí en varios aspectos gracias a la toma de decisiones que tuve por momentos en el año. Colectivamente disputamos dos finales internacionales, en una fui muy protagonista y en la otra no tanto. Con la Liga nos quedamos con un sabor amargo por habernos ido pronto tras el hermoso año que tuvimos. Fue una Liga dura y extensa, la que supimos afrontar por el buen grupo humano que se había conformado”, expresó.

Sobre su nuevo desafío en el Cervecero, el escolta manifestó: “Hablé con Javier (Bianchelli, el entrenador) al día siguiente de arreglar en Quilmes, nos presentamos y hablamos del inicio de la pretemporada. No dialogamos nada sobre metas u objetivos”.

En diálogo con Básquet Plus, Mateo Bolívar aclaró que no se planteó grandes objetivos por todo lo que pasó en el receso. “Sinceramente con la situación que me tocó vivir este año de enterarme 10 días antes que no me querían y no había lugar para mí en Estudiantes, solamente pensé en encontrar una solución y poder jugar. Y la verdad que Quilmes vino muy bien, entro en una pequeña estructura armada donde voy a tener mi lugar para poder crecer como jugador. De ahora en más depende de mí”, concluyó.

Con tecnología de Blogger.