Un joven afgano que hirió a dos turistas en Ámsterdam tenía “motivos terroristas”


El asaltante, con permiso de residencia en Alemania, apuñaló el viernes a dos estadounidenses

El Ayuntamiento de Ámsterdam ha asegurado este sábado que el asalto perpetrado el viernes por un varón contra dos personas en la estación central de ferrocarril, tenía “motivos terroristas”. El presunto agresor es Jawed S., un adolescente afgano de 19 años, con permiso de residencia en Alemania, que apuñaló a dos turistas estadounidenses en uno de los andenes. Fue tiroteado por los agentes, y como los heridos, está ahora hospitalizado. El lunes comparecerá ante los jueces.


“Ha habido un contacto constante con las autoridades germanas para recabar datos sobre la procedencia y documentación de Jawed S”, han explicado fuentes municipales. También se han mantenido “abiertas todas las posibilidades del caso hasta estar seguros”, según portavoces policiales. De ahí que hayan esperado para calificar lo ocurrido de “terrorismo”. La embajada de Estados Unidos en Holanda ha confirmado la nacionalidad de las víctimas, y los investigadores holandeses añaden que “el atacante no buscó a ciudadanos de un país concreto; acuchilló de forma indiscriminada”. Mark Rutte, el primer ministro holandés, ha calificado de “acto cobarde” lo sucedido, y ha recalcado “la importancia de estar alerta”.

Es este el primer asalto terrorista ocurrido en Holanda desde 2004, cuando un ciudadano de origen marroquí mató al cineasta Theo van Gogh por sus críticas contra el islam. En 2002, un ecologista radical mató a Pim Fortuyn, candidato del populismo derechista a las elecciones de ese mismo año. Entonces se habló de crimen, pero no de terrorismo. El pasado mayo, Malek F., un ciudadano sirio de 31 años, apuñaló a tres personas en La Haya. De familia refugiada, se desequilibró tras la muerte de su padre y acabó en el mundo de las drogas, dice la policía. Su caso no se encuadra oficialmente en un contexto terrorista.

Jawed S., atacó a los dos turistas el viernes poco antes del mediodía, y las imágenes publicadas en Twitter por los propios viajeros muestran el desalojo de cientos de personas del complejo. En las puertas que se abren para entrar y salir del edificio apareció, el siguiente mensaje: “Abandone de inmediato la estación”. Tanto el ministro de Justicia, Ferdinand Grapperhaus, como la nueva alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, fueron informados del incidente. Ninguno quiso hacer declaraciones hasta saber los motivos del asaltante.

“Pensé enseguida en un ataque terrorista”, ha dicho a la prensa holandesa Richard Snelders, propietario de una tienda de flores en la estación. Atendió en su interior a uno de los heridos, que tenía la mano ensangrentada. En el suelo, algo más lejos, había otro varón sangrando. Un poco más allá, la policía gritaba “no se levante” a una tercera persona. “Pudo ser el asaltante”, según el florista. Varias ambulancias y un helicóptero médico acudieron a la estación para atender a todos los heridos. La policía ha puesto un número de teléfono a disposición del público, para recoger información sobre los hechos.

Con tecnología de Blogger.